•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un grupo de pescadores nicaragüenses lanzó hoy informalmente la “Zona Marina de Vida y Desarrollo”, que tiene como objetivo captar el apoyo oficial para evitar la pesca con bombas en el Pacífico sur de Nicaragua y hacer de los peces un recurso sostenible.

La “Zona Marina de Vida y Desarrollo”, de unos 623 kilómetros cuadrados de extensión frente a las costas, está ubicada en el Pacífico sur de Nicaragua, la única del país en la que no se practica la pesca con bombas.

La misma es promovida por los pescadores del sureste de Nicaragua con el objetivo de que tenga una protección especial del Gobierno, que incluya la presencia continua de la Fuerza Naval.

“Buscamos el apoyo de las autoridades, que son las que pueden disuadir a los pescadores para que esta sea una zona de pesca sostenible”, dijo Iván Arriola, líder de la comunidad pesquera Pie de Gigante, municipio de Tola, departamento de Rivas.

Expertos del organismo Flora y Fauna Internacional, que apoyan la iniciativa, afirman que, de no regularse la pesca, una parte de las poblaciones de las 382 especies de peces registradas en Nicaragua podrían verse reducidas.

El pescador Ángel Martínez no pone en duda las estimaciones científicas, ya que la vida en las áreas que son afectadas por la pesca con bombas desaparece por al menos un año, toma un año más en regenerarse y es hasta en el tercer año que se recupera.

Entre las normas propuestas por los pescadores en la “Zona Marina de Vida y Desarrollo” está prohibir el uso de explosivos, utilizar solamente redes y anzuelos autorizados, suspender las carnadas vivas e impedir el uso de compresores para buceo.

Como alternativa, los pescadores de Pie de Gigante propusieron las actividades turísticas, entre ellas el “snorkel” (deporte acuático), buceo, avistamiento de especies marinas, canotaje, surf, y otras.

Nicaragua cuenta actualmente con unos 14,000 pescadores artesanales en 112 comunidades costeras del litoral Pacífico, que en su mayoría venden sus productos a grandes empresas, según tatos de Flora y Fauna Internacional.