•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cooperación de Luxemburgo con Nicaragua, que inició en la década de 1990, da preferencia a tres sectores: La formación profesional, la salud y el turismo, explica el ministro de Cooperación de ese país europeo, Romain Schneider, en una conversación con El Nuevo Diario este martes al finalizar una corta estadía en Managua.
Schneider vino a la reunión de la Comisión de Países Asociados (Luxemburgo - Nicaragua), en la que se acordó empezar el proceso de definición del nuevo programa multianual 2018–2020, que ya cuenta con una asignación presupuestaria indicativa de unos 10 millones de euros por año.
Luxemburgo está contribuyendo a mejorar y diversificar la oferta turística de Nicaragua, para que aumente la llegada de turistas, el promedio de su estancia y su gasto promedio, indica el alto funcionario.

Señor Schneider, entiendo que usted viene a evaluar la cooperación de Luxemburgo con Nicaragua. El monto presupuestado para el período 2015-2017 es de más de 28 millones de euros, según documentos oficiales. ¿En qué medida se cumplió ese plan?

Durante la Comisión de Países Asociados que hemos tenido con el Gobierno de Nicaragua esta mañana, hemos podido constatar que ambas partes nos sentimos muy satisfechas del nivel de cumplimiento de nuestro programa 2015-2017. Estamos contentos de ver que los proyectos son de calidad y que ya han tenido grandes impactos. En lo que se refiere a los aspectos presupuestarios, no solamente los hemos cumplido, sino los hemos sobrepasado, ya que nuestro aporte financiero aumentó de 28 millones de euros a más de 35 millones de euros para el período indicado.

Su nación ha aportado para la reducción de la pobreza. ¿Cuáles son los resultados?

Todos los estudios muestran que ha habido una gran reducción de la pobreza en Nicaragua en los últimos diez años. Ahora bien, no olvidemos que esto es sobre todo el mérito del Gobierno de Nicaragua y de otros actores del desarrollo en Nicaragua como el sector privado y la sociedad civil. De nuestro lado, esperamos contribuir de manera estructural y sostenible a estos esfuerzos, y esto ya desde los comienzos de las actividades de la cooperación luxemburguesa en Nicaragua, hace más de 25 años. En este momento concentramos nuestros esfuerzos en tres sectores, que son la formación profesional, la salud y el desarrollo turístico. El conjunto de nuestros proyectos se enmarca en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible definidos por las Naciones Unidas.

Uno de los montos más altos de su programa financiero para Nicaragua está en la Formación, más de 10 millones de euros. ¿Por qué?

De manera general, la formación profesional es una prioridad horizontal de la Cooperación luxemburguesa en todos nuestros países asociados. En Nicaragua, este apoyo corresponde a una solicitud del Gobierno. Como donante, no definimos las políticas de un país, sino buscamos identificar los puntos de interés común que nos permiten alinearnos a las prioridades definidas por el Gobierno. La importancia de la formación profesional reside en la idea de que todas y todos los nicaragüenses puedan acceder a un empleo decente y productivo, y trabajamos en esto de manera conjunta con nuestro socio local, el Inatec. Juntos hemos logrado grandes hitos, tales como la Escuela Nacional de Hotelería (ENAH) en Managua, a la que se va a unir este año la Escuela-Hotel Casa Luxemburgo en Pochomil.

Otra área importante es la Salud. ¿Qué cambios esperan conseguir en ese campo?

En el sector de la salud, estamos contentos de apoyar el modelo de salud familiar y comunitaria del Gobierno, implementado por el Ministerio de Salud (Minsa). En este contexto, nos hemos propuesto contribuir a la mejora de la calidad y cobertura de la atención a través del fortalecimiento de las capacidades del personal en los Silais de Jinotega y Matagalpa. La población local se beneficiará directamente de la construcción de un nuevo hospital primario en el municipio de El Cuá, y la remodelación del Policlínico “Trinidad Guevara” de Matagalpa. Además, Luxemburgo tiene una larga tradición de apoyar la promoción de la donación voluntaria y altruista de sangre, para que la gente pueda recibir una transfusión segura en caso de emergencia. No por último, también apoyamos a los Silais de Chontales y de la RACS (Región Autónoma Caribe Sur) a través de un proyecto con el Minsa y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

¿Qué se ha logrado, con los aportes de Luxemburgo, en el sector turístico de Nicaragua?

Desde el año 2007, la Cooperación luxemburguesa ha apoyado a la Ruta del Café, que tuvo un gran impacto sobre el desarrollo económico del Norte de Nicaragua. Muchas pequeñas y medianas empresas turísticas han podido acceder a fondos para mejorar la competitividad y sostenibilidad de sus negocios a través de este proyecto. El turismo en Nicaragua tiene mucho potencial de desarrollo, por lo cual acabamos de aprobar un nuevo proyecto de apoyo al sector de turismo con el Gobierno sobre un monto de 3.8 millones de euros, que tiene como objetivo mejorar y diversificar la oferta turística para contribuir al aumento de la llegada, del promedio de la estancia y del gasto promedio de los turistas.

¿Cómo trabajan el tema de la equidad de género?

La equidad de género es una prioridad para la Cooperación luxemburguesa, al igual que para el Gobierno de Nicaragua. Por esta razón la temática de género representa un eje transversal en todos nuestros proyectos bilaterales, con el fin de promover la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Además, apoyamos proyectos de ONG nicaragüenses que promueven la equidad de género y la reducción de la violencia basada en género.

¿Cuál es la relación con la sociedad civil?

La Alianza Global para la Cooperación Eficaz al Desarrollo reconoce a la sociedad civil como un actor de pleno derecho en el desarrollo de un país. Para Luxemburgo, de manera general, la vitalidad de la sociedad civil independiente forma parte de los factores de equilibrio que contribuyen a una buena gobernanza. La población nicaragüense tiene una larga trayectoria de organizarse en asociaciones, fundaciones o cooperativas y trabajar juntos para el desarrollo de su comunidad. Por eso, estamos contentos de contribuir al Fondo de Apoyo para la Sociedad Civil de Nicaragua (Fasoc), que, en base a convocatorias periódicas, permite a las ONG locales presentar propuestas de proyectos de desarrollo relacionadas a diversas temáticas, tales como la equidad de género, los derechos reproductivos, la mitigación del cambio climático y los derechos de pueblos indígenas y afrodescendientes.

¿Qué importancia tiene la Responsabilidad Social Empresarial, en el contexto de esta cooperación?

Al igual que la sociedad civil, el sector privado es otro actor clave en el desarrollo de un país. En América Central en general, y particularmente en Nicaragua, muchas empresas, sean pequeñas, medianas o grandes, ya asumen este rol y trabajan de manera sostenible para beneficiar al medio ambiente, el desarrollo personal de sus empleados y de las comunidades, así como el desarrollo de sus negocios. En Nicaragua, la Cooperación luxemburguesa apoya a la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (Unirse), que trabaja para la difusión de las buenas prácticas de la RSE.

¿Cómo contribuyen para contrarrestar los efectos del cambio climático?

Aparte del financiamiento de diversos proyectos concretos de ONG, el tema del cambio climático y medio ambiente representa un eje transversal en todos nuestros proyectos bilaterales con el Gobierno nicaragüense.

Las Naciones Unidas recomiendan que los países industrializados aporten el 0.7% de su Producto Interno Bruto a la cooperación internacional. ¿Cuánto aporta Luxemburgo?

Para Luxemburgo, la cooperación para el desarrollo es más que una prioridad de nuestra política de relaciones exteriores: es nuestra obligación moral y es nuestra responsabilidad global. Con el 1% de nuestro producto interno bruto dedicado a la cooperación para el desarrollo y a la acción humanitaria, Luxemburgo sobrepasa el objetivo definido por las Naciones Unidas. Por eso estoy orgulloso de decir que Luxemburgo está entre los pocos países que cumplen con esta recomendación.

Supongo que negocian un nuevo programa de cooperación con Nicaragua. ¿Cuáles son las perspectivas?

Durante la Comisión de Países Asociados, que hemos sostenido esta mañana con el Gobierno de Nicaragua, hemos oficialmente lanzado el proceso de identificación del nuevo programa multianual. Ahora es responsabilidad de las autoridades competentes de nuestros países identificar las necesidades y formular proyectos que permitan a la Cooperación luxemburguesa continuar apoyando al Gobierno de Nicaragua en la lucha contra la pobreza. Para finalizar, aunque los sectores y los montos exactos todavía no estén definidos, puedo asegurar que la Cooperación luxemburguesa permanecerá como un socio comprometido, confiable y competente del pueblo nicaragüense durante los próximos años.