•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Policía Nacional española comunicó ayer la captura de siete personas y la liberación de 19 boxeadores nicaragüenses en la ciudad catalana de Terrassa, a 23 kilómetros de Barcelona. Los peleadores fueron liberados de esta banda que los retuvo en condiciones de explotación y maltrato.

La red de explotadores se valía de una empresa promotora para ofrecer cartas de invitación para boxeadores profesionales nicaragüenses, quienes llegaban para participar en un único combate en España, una vez celebrado el combate para el cual era expedida la carta de invitación, en lugar de abandonar el territorio español, “los boxeadores eran obligados a participar en torneos por Europa sin respetar los descansos, sin controles médicos y provistos de falsificaciones de las preceptivas autorizaciones y licencia federativa. Los beneficios obtenidos redundaban directamente en el grupo explotador, siendo los deportistas mínimamente partícipes”, se lee en el documento policial.Ilustración Katherin Ballesteros/END

“Ante algún episodio de protesta o rebeldía, los deportistas eran también víctimas de agresiones por parte de miembros del grupo explotador  y amenazados con represalias con sus familiares en Nicaragua”, agrega el comunicado.

Además: Desarticulan red de explotación sexual que operaba en Europa

Los peleadores eran captados por un integrante del grupo criminal, un exboxeador apodado “El Terrible”.

Juan Alberto Molinares, presidente de la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (Conibop), recibió con agrado la noticia “porque denota nuestra insistencia sobre situaciones irregulares de hermanos boxeadores nicas que lamentablemente se iban sin ninguna autorización y ya miramos los resultados, cómo se arriesgaban”. 

La noticia nos ha llenado de mucha satisfacción, porque denota nuestra insistencia de manera recurrente, sobre situaciones irregulares de hermanos boxeadores nicas que lamentable-mente se iban sin ninguna autorización de la Conibop, y ya miramos los resultados". .Juan Alberto Molinares, presidente de Conibop.

Según el dirigente, la Conibop lleva varios años intentando solucionar la migración de los pugilistas nicas a España, sin embargo, la salida irregular se produce por la necesidad económica y porque faltan restricciones en Europa.

El regente de Conibop no quiso referirse al todavía pugilista nicaragüense Sergio Gómez, apodado como “El Terrible”. “Había presunciones sobre él, pero la Comisión no está acusándolo, digo lo que sale en las redes, no quiero ir más allá. Sí nos había salido una información referida de algún vínculo, de una llamada, o que fue recomendado. Pero entre eso a demostrar que es, no me gustaría pronunciarme al respecto”, señaló.

Reglas claras para pelear

En el pasado la Comisión de Boxeo Profesional de Nicaragua ha sancionado a peleadores que han ido a pelear fuera sin contar con el debido permiso. Dicho castigo incluye la suspensión de seis meses e inclusive, en algunos casos se han impartido multas económicas.

“Estos muchachos se van porque ya lo dijimos, aquí no tienen mucho que dar, por decir así, o les ofrecen el cielo y la tierra allá y nosotros hemos sabido, por misma cuenta de ellos, que viven en condiciones infrahumanas, los meten en un solo cuarto y se mantienen peleando, les da (el dinero) apenas para comer, esa es la triste realidad de lo que pasa”, sostuvo el promotor Marcelo Sánchez.

Adicionalmente, cuando un boxeador solicita a la Comisión de Boxeo permiso para ir a pelear fuera, tiene que presentar una carta del promotor que le quiere contratar en el extranjero, y adjuntar además el contrato por la pelea, que establece la duración del combate, la cantidad de asaltos, peso en el que se hará, si es una pelea por título, entre otros requisitos. 

“Eso ingresa a la Comisión y una vez que se comprueba que el boxeador está en buen nivel de salud, que tiene al menos dos peleas ganadas en sus últimos combates, entonces ya le emite el permiso de salida, que fuera de Centroamérica vale US$50 y en Centroamérica vale US$25, y se paga aparte el permiso médico que son US$15 más”, explicó Sánchez. 

“Los muchachos requieren de la presencia de un apoderado, que lo maneje y le patrocine.  Los boxeadores a veces manejan muy poca información. No saben qué cosa es un contrato promocional, de manejador o de pelea,  y firman cualquier cosa. El primero que tiene la responsabilidad en este problema son los boxeadores. Desde el momento que firman, aceptan las condiciones”.

Falsificaciones 

La banda delincuencial de Cataluña empleaba documentos falsos para realizar las peleas, según Molinares esta situación tiene varios años, en una ocasión falsificaron la firma del jefe de la Comisión Médica de la Conibop. “Alguien presentó una firma del jefe de la Comisión nuestra, falsificada, que era en ese entonces el doctor Edmundo Quintanilla (q.e.p.d.). A mediados del año pasado, también presentaron documentos de nuestro exsecretario (Gustavo Jarquín)”. 

Uno de las claves por la que los pugilistas viajan y pelean sin que se les pidiera una licencia, exámenes médicos o aprobación de la Conibop, era la falta de una institución en España que rigiera todo el boxeo profesional, pero en febrero pasado finalmente se constituyó una comisión nacional en ese país europeo. 

“A ellos les transmitimos la presencia de nicaragüenses en distintas promotoras de España, sin permiso de nuestra Comisión. Ellos recientemente nos manifestaron su preocupación por la participación de cuatro boxeadores nicas que fueron programados para pelear en España, estos son: Reynaldo Mora, Michael Mora, Félix Moncada y Wilmer González. Nosotros les notificamos que todos se fueron sin permiso”, explicó. 

Caso “Piolín” Morales

Molinares recordó el caso más reciente de un nica que se fue a España y peleó sin permiso. Este es David “El Piolín” Morales, quien fue noqueado por Jerobe Santana en el primer asalto por el título mundial juvenil de 140 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el 2 de diciembre del 2016. El peleador fue sancionado por la Conibop y les manifestó algunas anomalías que surgieron en las Islas Canarias, donde fue la sede del combate.

“Estas irregularidades se profundizan a finales del año pasado con la pelea de David “Piolín” Morales. Él nos informa de la situación que pasó allá, que nos aporta y nos da fundamentos. Piolín nos dijo quién lo buscó. Cuando llegó allá le tenían un documento como que era un permiso firmado de la Comisión y eso no le pareció a él. Entonces Piolín informa a la Comisión dicha situación irregular. Esto no es nuevo, es recurrente”, argumentó Molinares. 

“Me trataron bien”

Por otra parte, “El Piolín” Morales dijo sentirse sorprendido de lo sucedido con los 19 boxeadores, pues cuando él estuvo en España, fue tratado muy bien.  El peleador asegura que le hicieron una oferta para que se quedara peleando más tiempo, pero tenía programadas dos peleas en Nicaragua.

“Me fui por la oportunidad  de pelear un título mundial juvenil. Mi contacto es viejo, desde hace 3 o 4 años, soy amigo de Jose García, él me ofrecía pelea desde antes cuando trabajaba con Prodesa. Cuando llegué a España el 30 de noviembre, me estaban esperando. Luego me trasladaron al gimnasio para chequear el peso y me fui a un restaurante a comer ensalada. Después me fui al hotel. Me trataron muy bien en el hotel, me daban los tiempos de comida”, relató Morales.

“No firmé nada, todo fue de palabra. Solamente le dije que aceptaba la pelea, me mandaron el boleto y listo. Realicé mi combate, luego de la pelea me dieron 6 días de regalo de estadía en la Isla Canaria con todo incluido. Me pagaron un día después del combate por la noche. Mi bolsa fue de 2,000 euros”.

La Policía de Terrassa anunció la captura de siete personas y la liberación de los boxeadores, en la trama de una empresa promotora que daba cartas de invitación a peleadores profesionales nicaragüenses, para un único combate en España. En Nicaragua los deportistas eran captados por un integrante del grupo criminal, un exboxeador apodado “El Terrible”.

Morales dijo que esta situación de nicas viajando a pelear a España, se debe a la poca paga que reciben en Nicaragua. “En nuestro país pagan muy poco. Lo que más había ganado en un pleito a 8 rounds son 8,000 córdobas. Cuando peleé el título nacional me embolsé 9,000. Fue hasta hace dos semanas que enfrenté a Winston Campos y eso que subiendo dos categorías, que  me pagaron 600 dólares, esa ha sido mi bolsa más alta. Cuando debuté me pagaron 2,000 córdobas, con todo lo que me quitaron, me quedaron como 1,200. En España se hacen hasta dos o tres peleas que se pueden ganar hasta 3,000 euros, comparado con Nicaragua es mucho”.

 

Peleas internacionales están reguladas

Humberto Galo

Legal • Marcelo Sánchez, quien regenta la promotora Pinolero Boxing, explica que usualmente cuando un boxeador sale del país sin la autorización de la Comisión, suelen ser  peleadores que a nivel local tienen un récord negativo. “Entonces como aquí no tienen, digamos, mucho que hacer, regularmente se van a probar fortuna en aquellos lados, entonces ahí se quedan peleando en esos países”, dijo. 

El promotor de boxeo explica que para que un boxeador nicaragüense pueda realizar un combate en el extranjero debe de contar con un aval otorgado por la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional, el cual se extiende luego que el peleador cumple con una serie de requisitos, tales como exámenes de salud, presentación del contrato de la pelea a realizar, el pago de un permiso médico y de movilización y contar con un récord en el que al menos haya ganado sus dos últimas peleas.

“Para que puedan salir con un permiso legal ellos tienen que tener un récord regular, tener las dos últimas peleas ganadas, eso es muy importante, y cumplir con los chequeos médicos establecidos por la Comisión de Boxeo. Estos chequeos médicos los realizan  el doctor César Berríos y el doctor Giovanni Tórrez, cualquiera de los dos, que son los facultados por la Comisión”, manifestó Sánchez.

Dichas evaluaciones médicas, indica el promotor, van desde exámenes de presión arterial, reflejos y de suficiencia físicas.