•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El reconocido ortopedista leonés Jaime Granera Soto fue homenajeado ayer en León por ser maestro de gene-raciones de médicos, por su extraordinario desempeño y por ser guía espiritual. Con 92 años y pese a los malestares que le aquejan, el también presbítero continúa cercano a sus colegas y todavía es capellán en la capilla del Hos-pital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra). 

“Desde hace un año las enfermedades me han venido afectando la salud seriamente, postrándome bastante, sin embargo, tengo la esperanza de que, aunque tenga 92 años, Dios me ayudará para poder seguir sirviéndole a Él y a ustedes”, expresó monseñor Granera al dirigirse al público durante el homenaje, realizado en el auditorio Uriel Guevara Guerrero del Heodra.

Luego agregó: “Aquí estoy pa-ra ser sacerdote para siempre, agradezco a mi familia, al obis-po Vivas y a todas las personas que siempre estuvieron a mi lado, que creyeron en mí”.

Después del acto se develó un retrato suyo en la galería de decanos de la Facultad de Medicina de la UNAN-León.

El padre Óscar Chavarría, miembro de la Arquidiócesis de Managua y uno de los organizadores del homenaje, expresó que al conocer de la vida y obra de Granera se interesó que ese testimonio fuese compartido.

En tanto el obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas, resaltó que Granera es una persona incansable a favor de las causas de la iglesia.

“Se encargó de fundar y dirigir el Dispensario La Dolorosa, ha permanecido por más de 20 años como capellán en la capilla del hospital, es uno de los más reconocidos médicos ortopedistas, es digno de recibir este significativo homenaje”, dijo.

Al acto asistieron el rector de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Octavio Villavicencio; el director del Heodra, doctor Ricardo Cuadra, y el alcalde de León, Róger Gurdián. 

Gurdián anunció que declararán hijo dilecto de León a Granera. “Fue fundador del Departamento de Ortopedia en el hospital y por sus manos y conocimientos han pasado infinidad de pacientes”, dijo. 

El alcalde Gurdián añadió que será el Concejo Municipal el que decida en sesión ordinaria en los próximos días la fecha en que se efectuará el acto oficial. 

Jaime Granera se graduó en 1953 como médico en la UNAN-León, se especializó en 1958 en ortopedia y traumatología en Yeshiva University, New York. En 1981 fue presidente de la Sociedad Médica de León; en 1995 fue nombrado decano emérito de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNAN-León. 

En 1995 fue ordenado diácono permanente de la Iglesia Católica y en 2000 fue ordenado presbítero.