• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Miembros de la Dirección General de Bomberos y policías del Distrito VII de Managua rescataron ayer a una mujer de 41 años que fue lanzada a un cauce luego de haber sido golpeada y violada. El hecho se registró en Villa Venezuela.

Defensoras de los derechos humanos se presentaron al hospital Alemán Nicaragüense, donde fue trasladada la víctima.

Luz Marina Tórrez, coordinadora del Colectivo 8 de Marzo, detalló que la víctima se encuentra muy golpeada, está siendo atendida y sabe quién es el agresor, por lo que pondrá la denuncia.

Se registra femicidio frustrado en Managua

“Hay algo importante que tengo que decir, se dice que hubo espectadores que miraron cuando el hombre parqueó la moto, miraron cuando la lanzó al cauce y nadie se metió. Es decir, la indiferencia de la población contra las mujeres es brutal, hay saña de los hombres, hay una brutalidad contra las mujeres”, dijo.

Añadió que los agresores consideran “que con un tipo de agresión de esta índole las mujeres vamos a atemorizarnos más y les vamos a seguir teniendo terror, ellos están sembrando el terror a las mujeres y por eso el Estado de Nicaragua, la Policía Nacional y todo el aparato judicial tienen que poner mano dura”.

Según los bomberos que la rescataron, la mujer fue lanzada a un cauce de aproximadamente 3 metros.

LEY 779

María Teresa Blandón, directora del programa feminista La Corriente, considera este caso como un femicidio frustrado de acuerdo con la Ley 779. Blandón señala que este crimen está movido por la misoginia y el machismo que tienen los hombres que ejercen algún tipo de dominación y violencia sobre las mujeres.

“Cuando nosotras hablamos de cultura de la violación, lo que estamos diciendo es que desde la infancia los hombres son educados para intervenir abusivamente en el cuerpo de las mujeres, es decir, son educados para entender que el cuerpo de las mujeres es un cuerpo que se puede conquistar, controlar”, explica Blandón.

Guía para detectar y actuar ante la violencia en una relación de pareja

Recalcó que los violadores no cometen este delito para satisfacer deseos eróticos sino por una necesidad de sentirse “potentes”, dominando el cuerpo femenino, y este comportamiento está muy extendido en la sociedad nicaragüense.

Blandón también subrayó que la audiencia toma una postura de crítica hacia la víctima y no culpan al agresor, al considerar las violaciones como un “acto de disciplina”.

“Hay unos altísimos niveles de tolerancia, de justificación y de inculpar a la víctima, esa es la marca sexista, cuando dicen: ‘ella se expuso’”, agrega.

Hondureñas denuncian impunidad en femicidios