•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre el 2015 y 2016 la Asociación Movimiento de la Diversidad Sexual Costeña (Amodisec), contabilizó 25 crímenes de odio contra la comunidad de lesbianas, gais, bisexuales, trans y personas intersex (LGBTI), entre estos hay dos asesinatos, los demás son agresiones físicas como golpes o apuñalamientos.

De los 25 crímenes, cinco fueron procesados y 20 quedaron impunes, asegura Natalie González, presidenta de Amodisec. Sin embargo, las autoridades no tipifican estos delitos como crímenes de odio motivados por orientación sexual o identidad de género.

Capital cuenta con más espacios libres de discriminación

“En el caso de la cultura indígena del Caribe norte, el pecado más grande es ser homosexual. Las personas de la comunidad LGBTI  recibimos violencia física, psicológica y, como hemos visto, hasta asesinatos”, lamenta González.

La presidenta de Amodisec también ha vivido episodios de discriminación y violencia. “A mí varias veces me han perseguido para matarme solo por ser trans. En varias ocasiones he tenido que huir a Managua para escapar de la muerte”, relata.

NO ES UNA ENFERMEDAD

Un día como hoy hace 27 años la homosexualidad fue eliminada de la lista de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por eso se celebra el Día Internacional Contra la Homofobia. 

Actualmente unos 70 países en el mundo criminalizan la homosexualidad, condenan con prisión los actos sexuales homosexuales y en nueve Estados la condena es de pena de muerte.

Amodisec realizará hoy un foro en el Centro Recreativo Bilwi, en Puerto Cabezas, para conmemorar esta fecha. En el evento se presentará por primera vez el borrador de la iniciativa de una ley de identidad de género en el país, que será posteriormente presentado a la Asamblea Nacional por todas las organizaciones que conforman la Mesa Nacional LGBTI Nicaragua.

Ludwika Vega, presidenta de la Asociación Nicaragüense de Personas Trans, indica que “la aprobación de una ley de identidad de género es necesaria para que los documentos de estas personas lleven el nombre con el que se identifican y se les garantice otros derechos básicos como el acceso a salud, educación y un empleo digno”.

Con Finlandia, 22 países permiten ya el matrimonio homosexual en el mundo