• |
  • |
  • END

El Departamento Antidrogas de Estados Unidos (DEA) propinó un duro golpe al narcotráfico internacional la mañana del pasado miércoles, cuando después de una prologada persecución, logró que cuatro presuntos narcotraficantes dejaran abandonada una lancha tipo Eduardoño con mil 525 paquetes de cocaína y 16 barriles plásticos vacíos y uno lleno de combustible.

Según la información obtenida por EL NUEVO DIARIO, un avión guardacostas ubicado en la fragata norteamericana instalada en el Caribe fue el que detectó la lancha y procedió a darle persecución.

La fuente agregó que los cuatro ocupantes, al verse acorralados por la aeronave, dejaron abandonada la lancha e inicialmente se escondieron en los cayos, pero que más tarde apareció un bote de vela que los trasladó con rumbo a la zona costera.

Avión de la DEA dio el aviso

Fue después de este hecho que los agentes de la DEA, desde el avión, dieron aviso a la Fuerza Naval para que ésta fuera a hacerse cargo de la búsqueda y ocupación de la lancha y droga.

La lancha fue encontrada en la ubicación paralelo 14.20 y meridiano 82.46 a 50 millas al noroeste de Puerto Cabezas, donde marinos navales buscaron hasta por debajo de los manglares sin encontrar rastros.

Mientras tanto, a pesar de la corta distancia de la que se encontraba la lancha ocupada con la droga, los mandos de la Fuerza Naval tardaron casi 24 horas para poder traer la lancha hasta el muelle de Bilwi, donde ya era esperada por una batería de periodistas traídos desde Managua a tempranas horas, los que desconocían todos los preparativos para figurar en los medios.

¿Navales adivinos o magos?

Un detalle que despierta la curiosidad es que desde antes que se descargara la droga de la lancha, los jefes navales ya estaban dando los datos de la cantidad de bultos encontrados en la lancha, droga que no es posible contar a simple vista sobre la lancha debido a que viene amontonada y a que para contabilizar los bultos es necesario bajar cada uno, lo que no se puede hacer en el mar, al menos que estén a bordo de un barco de tamaño considerable o que sea trasladada de una lancha a otra.

Justifican tardanza

Los argumentos del jefe del Estado Mayor de la Fuerza Naval, capitán de Fragata Róger González, sobre la demora en llegar a Puerto Cabezas, fue que la operación continuaba debido a que los ocupantes de la lancha se dieron a la fuga en los Cayos Mískitos, y se estaba trabajando en la búsqueda de los supuestos narcotraficantes.

La droga fue entregada a la Policía Nacional de esta ciudad, la que durante el día de ayer desarrollaría el pesaje y esperaría la orden del juez para proceder a incinerarla.

El jefe de la Policía en Bilwi, comisionado mayor Roberto González, dijo que estaban haciendo las gestiones para proceder a la quema de la droga, debido a que en la Policía Nacional no hay condiciones de seguridad ni espacio para mantener en bodega toda esa cocaína, la cual está distribuida en 61 bultos con 25 paquetes cada uno.