• |
  • |
  • Edición Impresa

Jaffar Mendieta, originario de la ciudad de Diriamba, Carazo, es el abogado que asumirá la defensa de Herlio José Jarquín, alias Furia y Toro, uno de los criminales que fue de los más buscados del país y quien actualmente enfrenta un proceso judicial.

Ayer se cumplió el término que el juez que lleva la causa dio para el cambio de defensa, luego que pidió el cambio argumentando que el licenciado Yuri Sánchez, su actual representante legal, no estaba actuando correctamente.

El abogado Jaffar Mendieta ya lo había defendido en 2014, cuando en Jinotepe se le acusó por robo con intimidación.

En una entrevista realizada por este medio de comunicación, Mendieta dijo que aceptará ejercer la defensa tanto en la ciudad de Managua como en Carazo.

“Yo lo voy a defender, solo estoy esperando que me den el expediente, porque el abogado defensor de él ya se puso en contacto conmigo para hacer el debido traspaso, quizás Herlio siente confianza porque ya lo defendí una vez, ahora solo es cuestión de esperar”, dijo Mendieta.

El abogado Jaffar Mendieta se dio cuenta que Herlio Jarquin lo había pedido como su defensor por terceras personas.

“Me di cuenta por terceras personas que Herlio había pedido ante el juez Donaldo Alfaro que le cambiaran la defensa y que me pidió a mí para que lo representara, según él, por tener confianza en mí, por la defensa que había hecho antes”, agregó Mendieta.

Herlio José Jarquín Cortés tiene una condena de 30 años por un homicidio y una violación, actualmente enfrenta un proceso en Managua por portación ilegal de armas de fuego y quebrantamiento de pena después de haberse fugado. Pero hay un crimen por el que no ha sido juzgado: el asesinato de un joven de 19 años en una comunidad de Santa Teresa, Carazo, el 11 de octubre del año 2012.

Por eso familiares del fallecido joven Carlos Téllez Luna -ultimado de un balazo a pocos metros de su casa- han pedido que este sea llevado al Juzgado Distrito Penal de Juicio de Jinotepe para ser procesado por la muerte del joven y que el delito sea tipificado como asesinato, ya que la Policía Nacional pasó el expediente al Ministerio Público como homicidio por robo.