•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El doctor Omar Guevara es uno de los pocos radiólogos intervencionistas que hay en el país. Recientemente fue electo vicepresidente de la Asociación Nicaragüense de Radiología e Imagen (ANRI) y en esta entrevista explica detalladamente la importancia de la especialización que tiene y lo que implica.

“La radiología intervencionista se relaciona con casi todas las especialidades médicas por la cantidad y tipos de procedimientos que ofrece”, indica. 

¿En qué consiste la radiología intervencionista?

Es un área que utiliza imágenes para hacer procedimientos mínimamente invasivos. Estos procedimientos ofrecen una opción terapéutica para algunas enfermedades específicas, por ejemplo una embolización de miomas. Nos permite que se evite una cirugía y la paciente puede ser tratada sin necesidad de ser operada.

Ese es uno de los procedimientos que ha tomado auge entre la radiología intervencionista, otros procedimientos que se pueden hacer a través de la radiología intervencionista son diagnósticos como las biopsias de órganos como el páncreas, que es un órgano de difícil acceso y que antes se tenía que operar el paciente para obtener una biopsia para conocer qué tipo de patología tenía, si se trataba de un tumor maligno o un tumor benigno. Lo mismo con el hígado. Otras patologías, por ejemplo, biliares, patologías que causen obstrucciones biliares en el hígado, entonces pueden hacerse drenajes a través de la piel dirigidos por imagen.

Explíqueme en términos sencillos ¿en qué consiste este procedimiento? ¿introducen una cámara con una aguja? ¿en qué se diferencia, por ejemplo, de la laparoscopía o endoscopía?

Los procedimientos de radiología intervencionista son mínimamente invasivos porque no es una cirugía. Los realizamos a través de abordaje percutáneo, es decir, a través de una punción con una aguja en la piel, dirigidos por métodos de imagen como el ultrasonido, rayos X (fluroscopía) o la tomografía computarizada, ya sea solos o combinados. Identificamos el sitio o enfermedad a tratar, por ejemplo en una biopsia de un tumor hepático, con el ultrasonido, podemos definir una vía por donde introducir la aguja y el trayecto que debe llevar, así como tener la certeza de que la muestra se tomará del tumor y no de otra zona, evitando la posibilidad de repetir el estudio. En el caso de procedimientos vasculares como angiografías, angioplastias o embolizaciones, se hace una punción en la arteria femoral a nivel de ingle y mediante catéteres especiales, que son pequeños tubos de plástico, podemos llegar a cualquier sitio del organismo para realizarlos. La mayoría de estos procedimientos se realiza con anestesia local. 

La endoscopía utiliza orificios naturales del cuerpo humano y mediante cámaras visualiza el tubo digestivo y la cirugía laparoscópica es eso, una cirugía, aunque de menor riesgo que la convencional y también utiliza cámaras. Nosotros no utilizamos cámaras. 

¿Qué tan accesible es la radiología intervencionista en Nicaragua? Supongo que depende de los equipos y de los especialistas. 

Es accesible ya en Nicaragua en el sector privado y del Seguro Social, sin embargo, es necesario aún que la población y colegas médicos sepan que estos procedimientos ya se pueden realizar en el país en los principales hospitales de Managua, donde existe el recurso humano y los equipos necesarios para su realización. En el sector público se cuenta con los equipos y se realizan procedimientos  de diagnóstico como las biopsias percutáneas, al menos en Managua. Pero no hay un equipo de hemodinámica (fluroscopía) ni un área destinada como unidad de radiología intervencionista para la realización de estos procedimientos. 

¿Cuántos profesionales intervienen en un procedimiento con radiología intervencionista y de qué especialidades?

En un procedimiento generalmente es necesario un radiólogo intervencionista. En procedimientos de mayor complejidad puede ser necesario dos y acompañarse incluso de un cirujano vascular, por ejemplo. En los casos que requieren sedación nos acompaña un anestesiólogo. La radiología intervencionista se relaciona con casi todas las especialidades médicas por la cantidad y tipos de procedimientos que ofrece. Especialidades como la oncología y cirugía oncológica ya que le ofrece procedimientos como biopsia percutánea, drenaje biliar percutáneo, quimioembolizaciones, nefrostomías percutáneas, embolizaciones prequirúrgicas, entre otros procedimientos como alternativas terapéuticas o paliativas a los pacientes con cáncer. Otras especialidades como cirugía vascular mediante angioplastias percutáneas se pueden repermeabilizar los vasos sanguíneos cuando estos se obstruyen, evitando cirugías. Tratamiento de las várices en los miembros inferiores mediante ablación de la vena safena. Ginecología para el tratamiento de miomas uterinos mediante embolización, y embolización de várices pélvicas. Obstetricia en casos como acretismo placentario en el que se embolizan las arterias uterinas para disminuir el sangrado transquirúrgico. Algología, quienes tratan el dolor, mediante ablación por inyección de fármacos en plexos nerviosos dirigidos por imagen. Entre otros procedimientos, la radiología intervencionista es muy amplia.

¿Estas intervenciones se realizan de manera privada?

Alrededor del 90% se realiza en la práctica privada y del seguro, del INSS. El sector público tiene sus prioridades y estas especialidades aunque son útiles y van a llegar a ocupar un buen puesto en el sector, en estos momentos no existen.

Pero creemos que habrá un momento en el que el sector público invertirá en este tipo de procedimiento porque resuelve de diferentes formas, así como antes las cirugías ortopédicas en los hospitales costaba obtener el material, tornillos, las barras, ahora los pacientes son operados con todos esos materiales. De esa manera, la radiología intervencionista tomará su lugar en los centros públicos.

¿Cuáles son los riesgos de la radiología intervencionista?

La intención de estas intervenciones es evitar las complicaciones quirúrgicas, complicaciones como una histerectomía, que te quiten el útero por una intervención por miomas… Las complicaciones de una intervención quirúrgica por un pinchazo de la vejiga se puede evitar con este tipo de procedimientos. Hay complicaciones pero se ha comprobado que son mínimas.

En primer lugar no hay incisiones, ya que el abordaje es percutáneo, esto además de estético, es una gran ventaja puesto que no se va a abrir una cavidad del paciente para realizarlos, reduciendo las complicaciones que una cirugía conlleva. 

El uso de anestesia local en la mayoría de procedimientos y en ocasiones sedación, nos elimina todos los riesgos que conlleva aplicar anestesia general que son bastante conocidos por la población. Nos deja entonces los riesgos propios del procedimiento, es decir, hematomas en la zona de punción que depende mucho de la técnica, sangrados o hemorragias que generalmente son leves puesto que hay una evaluación del paciente para disminuir esos riesgos, antes del procedimiento. En los procedimientos vasculares pueden existir espasmos vasculares en el sitio tratado, lo que es manejable con fármacos durante el procedimiento. En el caso de las embolizaciones, puede existir embolización de zonas no deseadas que conlleva a falta de sangre oxigenada en esa zona que no es el objetivo en el procedimiento, sin embargo, esto depende de la técnica y ahí radica la importancia del personal adecuadamente entrenado en este tipo de procedimientos.

¿Cuántos radiólogos existen en el país?

En general la cifra de radiólogos en Nicaragua es de más de 600, neuroradiólogos existen alrededor de cuatro, otros cuatro radiólogos-oncólogos; y un número similar de radiólogas especialistas en mamas.

Actualmente se está conociendo más la especialidad intervencionista. Hay tres o cuatro radiólogos intervencionistas que practicamos esta área, desgraciadamente en el área pública no, siempre este tipo de procedimientos llega de último a la salud pública y creo que en unos cuantos años más ya estará presente.

Hay pocos radiólogos subespecialistas, ¿a qué obedece esta situación y de qué forma influye en la atención médica?

En nuestro país, todo médico especialista, radiólogo o no, que quiera subespecializarse en algo, debe ir a prepararse al extranjero, puesto que no existen subespecializaciones en los diferentes hospitales escuelas. Esa es una causa importante. Sin embargo, particularmente la radiología es una especialidad que está tomando ese perfil de subespecialistas, ya sea en una parte del cuerpo, como ejemplos neurorradiólogos o especialista en imagen de la mama, así como en un método de imagen como especialistas en resonancia magnética o especialistas en ultrasonido doppler, etcétera… Hace unos 10 años la cantidad de radiólogos no superaba los 100, actualmente nos acercamos a los 600, por ende ahora hay más subespecialistas. En el caso de radiología intervencionista somos al menos 5 especialistas que estamos ejerciendo y a medida que pase el tiempo se sumarán más colegas interesados en esta área. 

¿Cuál es el principal reto que enfrenta el gremio de los radiólogos?

El principal reto que tenemos nosotros es garantizar que la práctica de la radiología sea de manera responsable. Por lo tanto es nuestra responsabilidad sobre todo de la ANRI el mantenernos actualizados, entrenados; garantizar que los nuevos radiólogos que ya están en práctica intenten mantenerse al día.

De hecho la ANRI, asociada al Colegio Interamericano de Radiología, y este a su vez tiene un organismo que se llama Sircai para la certificación de los radiólogos de Latinoamérica y nosotros estamos en proceso y un buen número de nuestros asociados están en el proceso de certificación.