• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El inicio del temporal lluvioso ha convertido a los cementerios del municipio de Rivas en potenciales criaderos de zancudos, según revelaron a El Nuevo Diario pobladores que viven a orillas de los campos santos.

Ante la amenaza de la proliferación de vectores, los pobladores piden a la municipalidad y a las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) realizar campañas de limpieza y fumigación en los cementerios.

“El monte prolifera, generando acumulación de basura y humedad, que son las condiciones que requieren estos vectores”, señaló Karen Valdez, quién habita frente al costado noreste del campo santo de la ciudad de Rivas.

Rafaela Cerda Zamora, quien habitan en el costado sur de dicho cementerio, señaló que otra de las condiciones que favorece la proliferación de mosquitos es el abandono de bóvedas y monumentos.

“Muchas familias tienen en completo abandono a sus deudos y por lo general la inmensa mayoría llega a visitar las tumbas únicamente el día de los difuntos y con el tiempo las flores y adornos se marchitan y se convierten en basura, el monte crece, las lápidas se agrietan y junto a bóvedas que permanecen abiertas, concentran agua, se convierten en criaderos de zancudos”, alertó, Cerda.

A la vez reveló que otros insectos que han aparecido con las primeras lluvias son mayas y chinches, con los que tienen que lidiar durante la noche.

Según los pobladores, la municipalidad realiza acciones de limpieza en el cementerio dos veces al año, incluyendo los días previos al dos de noviembre, que es cuando los rivenses acuden masivamente a visitar a sus seres queridos ya fallecidos.

El cementerio de la comunidad indígena de Veracruz también es señalado como un foco de zancudos y algunos pobladores lo utilizan como basurero.

Georgina Ulloa, de 21 años, aseguró que este camposanto luce abandonado y “además de que lo ocupan de basurero, tiene la debilidad de no contar con un muro perimetral que lo proteja y por eso es común ver semovientes adentro”, explicó.

Un tercer cementerio que, según pobladores merece atención de las autoridades, es el de Popoyuapa, el cual a diferencia de los otros está un poco más alejado de las viviendas.