•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los dos cuerpos que aparecieron embalados dentro de un saco rojo a orillas de una poza en la comunidad de San José de la Palanca, Quilalí, fueron reconocidos el día de ayer y enterrados al mediodía en la comarca Panalí. 

Luego de que agentes policiales dieran aviso sobre el hallazgo ocurrido el viernes por la tarde, los familiares de Catalina Janeth García Navarrete, de 34 años, y su hijo de 7, confirmaron la identidad de las víctimas.  

Las autoridades revelaron que García Navarrete fue decapitada y su hijo asfixiado, seis días antes de ser encontrados. Se presume que los cadáveres fueron arrastrados por las crecidas causadas por las torrenciales lluvias hasta el lugar donde se encontraron. 

Aunque la Policía Nacional afirmó haber dado inicio a las investigaciones, aún no se sabe quién o quiénes son los responsables del delito, un denominador común en las muertes de mujeres que durante este año aparecieron a orillas de ríos, puentes o terrenos baldíos. 

Casos

La organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) reportó que hay otras tres mujeres asesinadas que aparecieron muertas en zonas desoladas, las cuales no se incluyen en las estadísticas de femicidios porque no se tiene mayor información sobre las causas de su muerte o los culpables, aunque todas aparecieron con graves signos de violencia. 

Las mujeres en cuestión son Daniela Aráuz Cruz, de 27 años, quien fue encontrada con golpes en el cuerpo a orillas del río Wiwilí, en Nueva Segovia, a inicios de año; Electerea Vanegas, de 75 años, encontrada en el puente Paso Real de Río Blanco, Matagalpa; y Elba Rosa Manzanares Hernández, de 18 años, quien fue encontrada en la finca Conchona, La Dalia, Matagalpa. 

A juicio de María Teresa Blandón, del programa feminista La Corriente, los asesinatos de mujeres cometidos por hombres se están volviendo más frecuentes, incluso cuando son personas que no tienen relaciones afectivas con las víctimas. “Llevan al máximo cualquier conflicto con una mujer, concentran toda su rabia y frustración en las mujeres”, manifestó la feminista. 

Femicidios

Son 19 las mujeres que reporta CDD que han muerto a manos de femicidas durante lo que va del año, y de estas, seis se han encontrado en zonas desoladas. 

El último caso fue el de una madre e hija en el Caribe Sur, quienes fueron encontradas a orillas del río Kukra y reconocidas como María Cruz Dávila, de 64 años, y Vladimira Reyes Dávila, de 42. El femicida, Yeris José Mejía, de 18 años, confesó que abusó a una de ellas y mató a ambas a garrotazos porque lo habían llamado ladrón. 

“Pasamos de un insulto verbal al asesinato”, opinó Blandón sobre este último caso, asegurando que “no se ha educado a la gente en una cultura de paz, de respeto a la vida, o de los derechos humanos fundamentales”.

La feminista aseguró también que los niveles de crueldad son cada vez más altos en los asesinatos de mujeres. “Lo que nos dice que hay un dato cultural que está promoviendo el desprecio por la vida de las mujeres, vivimos en una sociedad altamente tolerante con la violencia machista”, comentó.    

De hecho, un estudio reciente de Cid Gallup reveló que el 54% de los nicaragüenses opina que en casos de femicidios las mujeres son igual de culpables que los hombres femicidas. 

“Esta es una sociedad que justifica la violencia contra las mujeres y esa es la causa subyacente de la violencia”, reflexionó Blandón.