•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rivas, la ciudad que surgió antes de la conquista como un valle y hoy se ha convertido en un destacado corredor turístico del país, arriba hoy, 29 de mayo, al  297  aniversario de su fundación, con grandes retos y desafíos, según revelaron personajes rivenses.

Entre los retos y desafíos mencionan problemas ambientales, la creciente demanda de acceso al servicio de agua potable, ordenamiento de la ciudad y mejorar el acceso a la salud y educación.

Los tesoros turísticos que Rivas tiene sin explotar

El topógrafo Víctor Elías Gutiérrez aseguró que la ciudad continúa  expandiéndose de manera desordenada, debido a la falta de un control urbanístico.

“Rivas está creciendo sin control  y esto hace que se den inundaciones de casas,  y carezcamos de una mejor distribución de nuestras áreas verdes y hay que revertir esta realidad”, destacó Gutiérrez, tras añadir que  otro desafío es lograr que las instituciones del estado trabajen de manera unificada para resolver las demandas de la ciudadanía.

El historiador rivense, Ramón Valdez, señala que hasta 1720 la Ciudad de los Mangos, a como se le conoce a Rivas, permaneció como un valle.

Martin Montiel, reconocido impulsor del deporte, señaló que el principal desafío es resolver la creciente demanda del servicio de agua potable y el sistema de tratamiento de aguas residuales.

“El acceso al agua y saneamiento es el dolor de cabeza de los rivenses y esto repercute en temas relacionados con la salud. El otro asunto es el desorden que impera en las calles del centro de la ciudad y el área comercial “detalló Montiel.

El reverendo Carlos Villagra, que se desempeñó en la docencia  por más de 50 años,  agregó que otro de los grandes retos es recuperar la calidad de la educación, para brindarle a Rivas profesionales capaces que puedan competir en el mercado laboral y ayudar al desarrollo que requiere la ciudad.

Crece 11.4% la oferta de establecimientos para alojamiento de turistas

“Hoy por hoy se necesita recuperar la calidad educativa en primaria, secundaria y a  nivel universitario,  porque los alumnos han perdido calidad y paralelo a esto se suma la pérdida de valores y la desintegración familiar, que se transforma en problemas sociales para la ciudad”, comentó Villagra.

El historiador rivense, Ramón Valdez, señala que hasta 1720 la ciudad de los mangos, a como se le conoce a Rivas, permaneció como un valle.

A partir de esa fecha fue elevada de “Valle de Nicaragua” a la Villa de la Pura y Limpia Concepción de Rivas, y el 20 de mayo de 1835  se le concedió  el rango de ciudad “bajo la administración del jefe de Estado coronel José Zepeda”, asegura Valdez, tras detallar que en ese momento se contabilizaban 500 familias, cuatro calles y un  comercio en crecimiento.   

Algunos rivenses, como el reverendo Villagra, aún recuerdan momentos inolvidables que han vivido en esta ciudad. Tal es el caso del rugir del tren que de 1930 a 1955 circulaba entre San Jorge-Rivas y San Juan del Sur, “y los chavalos de la época corríamos a poner el oído a los rieles para detectar si ya venía el ferrocarril”, comentó de manera sonriente el líder religioso.

En Piche los primos se casan entre sí

Otros también añoran el teatro  Nicarao que funcionó donde hoy es la Casa de la Mujer y el cine Cocibolca que luego se conoció como González y hasta los circos que llegaban al pueblo a bordo del tren que abordaban en San Juan del Sur, cuando aún no existía la carretera Panamericana.