•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alexander Antonio Núñez López, conductor de una ambulancia del hospital Gaspar García Laviana de la ciudad de Rivas, pereció ahogado este fin de semana mientras disfrutaba de la  pesca recreativa en el balneario de playa Gigante del municipio de Tola.

Según pescadores de Gigante, Núñez de 42 años, había llegado a la zona costera a las 10:00 a.m. del sábado en compañía de un amigo y ambos se dirigieron a pescar a la zona sur del balneario en un área conocida por los lugareños como la Barrita.

Orlando Pineda, microempresario turístico de la zona, manifestó que a Núñez y a su amigo se les advirtió que la Barita era un lugar peligroso porque es una zona rocosa en la que las olas cobran fuerza en un abrir y cerrar de ojos. 

Sin embargo, pese a la advertencia, decidieron instalarse a pescar “y a las 4:00 p.m., una ola impactó con fortaleza en la humanidad de Núñez y lo lanzó contra las piedras y se ahogó”, señaló Pineda.

El cuerpo de Núñez fue rescatado 15 minutos después por un pescador de la zona identificado como Julio, quien acudió al llamado de auxilio.

Según Pineda , para evitar este tipo de tragedias los lugareños  han colocado avisos en el que advierten el peligro al que se exponen los visitantes que optan por bañarse y pescar en esta zona pedregosa, “pero la gente que visita esta playa no hace caso y hace 8 meses también se ahogó otra persona en este lugar”, señaló.

La victima habitaba en el barrio San Rafael de la ciudad de Rivas y su inesperado  deceso ha causado pesar y tristeza entre sus amigos y compañeros de trabajo, quienes han mostrado sus muestras de condolencias a través de las redes sociales.