•   Siuna, Región Autónoma del Caribe Norte, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

 

Las autoridades suspendieron ayer un juicio técnico en contra de Jairo Pineda Delgadillo, acusado de ser el presunto autor intelectual del asesinato del líder indígena Camilo Frank, ultimado a disparos el pasado 25 de enero en el bar el Norteño, municipio de Rosita, en el Triángulo Minero.

La decisión se dio por falta de testigos.

El fiscal del Ministerio Público, William Torrez, prometió a Felipe Ubeda Prudo, titular del juzgado de Distrito Penal de Juicios de Siuna, demostrar que Pineda Delgadillo es el autor intelectual del hecho.

En tanto, el defensor Isidro Trujillo contrastó al fiscal al señalar que los hechos que el Ministerio Publico ha presentado son “imaginarios”.

“No son ciertos, porque aquí se persigue a un autor intelectual y no se siguió al autor material, ya que aquí un testigo declaró que ese día la víctima discutió con otras personas con quienes tenía pugnas por un proceso electoral” comentó Trujillo.

El juicio se desarrolla en Rosita. Gilberto Artola/ENDA criterio del defensor, a su cliente lo usan como un chivo expiatorio.

De interés: Cuatro hombres asesinaron a madre e hijo en Quilalí

Trujillo solicitó al juez dejar constancia de que el juicio se desarrolla bajo protesta argumentando que a Pineda Delgadillo no se le permitió ser procesado por un jurado de conciencia, pese a que él en ningún momento renunció a un jurado.

El judicial Úbeda Prudo resolvió que el juicio se haga con un juez técnico.

El exvicecanciller y secretario para asuntos indígenas de la presidencia, Eloy Frank, fue uno de los primeros en testificar en una audiencia especial, señalando que Camilo Frank había discutido ese día con Tymond Robin, presidente de la nación Mayagna, y con Rony Sneyder Ismael, por las elecciones del Gobierno territorial indígena Tuahka, en la cual tuvo que intervenir la Policía Nacional para bajar las tensiones por el proceso.

En tanto, ayer desfilaron por el estrado ocho testigos ofrecidos por el Ministerio Publico, sin embargo ninguno afirmó haber visto a la persona que disparó.

El testigo clave del ministerio público es un joven que laboró por años en la mina Morobila, quien afirmó que el acusado llegó a ofrecerle dinero a cambio de matar a una persona, pero que se negó a hacerlo.

El investigador de la Policía Nacional, Bismarck Antonio Carrasco, refirió que a una persona de nombre Isabel, a quien le apodaban camisa blanca, es a quien el presunto autor del asesinado (Jairo Pineda Delgadillo) habría pagado para que fuera a matar a uno de los líderes indígenas.