•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La estimulación temprana busca estimular al niño de manera oportuna. El objetivo no es desarrollar niños precoces ni adelantarlos en su desarrollo natural, sino ofrecerle una gama de experiencias que le permitirán formar las bases para la adquisición de futuros aprendizajes, explicó Maryelin Murillo, especialista en educación de Plan Internacional Nicaragua. 

“La estimulación temprana consiste en una serie de técnicas que nos permitan desarrollar una serie de habilidades y capacidades con las que todo niño o niña nacen como todo ser humano, pero que su desarrollo va a depender de que tanta estimulación tengan”, explica la especialista.Jugar con los bebes es parte de la estimulación temprana.

Para un mejor resultado, la estimulación se debe practicar desde el vientre de la madre hasta los primeros mil días de nacido de un niño o niña, y está relacionado esencialmente al afecto recibido de la madre y otros familiares cercanos.

Te interesa: Desnutrición y sobrepeso afectan a gran parte de niños en Nicaragua

“La estimulación temprana se basa en la percepción, en establecer ese vínculo, con ese niño desde temprana edad, él reconoce desde las primeras horas de nacido la voz de la madre, porque ella le habló desde que estaba embarazada”, agrega la especialista.

Una vez nacido el niño, la estimulación se relaciona con el apego que la madre desarrolla con el niño, a través de las actividades cotidianas de hablarle, cantarle y acariciarle, de este modo la madre está poniendo en práctica la estimulación temprana.

Áreas de estimulación 

La estimulación temprana se enfoca en cuatro áreas del niño: el área cognitiva, motriz, lenguaje y socioemocional.

“Si estamos hablando de área de lenguaje yo puedo contar cuentos, poner canciones, estimular el lenguaje pidiendo que nombren los objetos que hay a su alrededor”, ejemplificó Murillo.

Al estimular área motriz le permite al niño pueda adquirir fuerza muscular y control de sus movimientos gruesos y finos; aprender a manejar su cuerpo y desarrollar sus habilidades físicas.

“Al acariciar, hacerle ejercicios a los niños de pocos en sus piernitas fortalece los músculos y el bebé va a gatear en la edad que corresponde, si mantenés a un niño en una cuna sin ningún tipo de estimulación probablemente no aprenderá a caminar al año o año y medio que es cuando corresponde”,  amplía Murillo. 

Al estimular estas áreas los niños y niñas obtienen mejores resultados al ingresar al preescolar. 

Rosa Jiménez, profesora de preescolar de la escuela Normal María Mazarello, explica que un niño cuando recibe estimulación temprana es un infante muy activo, espontáneo, que logra hacer actividades dentro de la escuela, desarrolla habilidades y potencialidades, desarrolla sus conocimientos cognitivos con mucha más facilidad que otro que no lo recibió.

“El niño que no es estimulado a temprana edad puede ser un niño tímido, introvertido, es un niño que se le dificulta comunicarse con personas adultas cercanos o no a ellos, les cuesta participar, ser espontáneos y el docente tiene que trabajar un poco más con estos niños”, agrega Jiménez

Preescolar, la siguiente etapa

Si un niño o niña no recibió estimulación temprana desde su nacimiento, no significa que no pueda desarrollar habilidades o capacidades como otros que sí la recibieron.

“Cuando este niño no recibe estimulación desde la familia llega al preescolar y es un niño más calladito, más tímido, en su vocabulario tiene menos palabras que el otro que habla más. ¿Qué pasa? Va recibir la estimulación de manera más tardía y será un proceso más dilatado, porque lo que debió aprender a los dos años o que debió desarrollar al año o año y medio, lo va a hacer hasta el año tres cuando se ingresa al primer nivel de preescolar”, añade Murillo.

Para la experta en temas de educación —de Plan Internacional—, en los preescolares se debe hacer un plan para estimular a los pequeños en áreas socioemocionales y cognitivas a través de un plan definido. 

El preescolar puede suplir la falta de estimulación que no se le brindó en el hogar. Este es el momento indicado para enseñar a los niños los sonidos del ambiente para afinar el oído y en algún momento los sonidos de algunas letras, explica Castro.

“Orientarles cómo se lee de izquierda a derecha, enseñarles a tomar el lápiz, actividades prelectoras, que si llegan a la escuela sin esas habilidades, el niño o la niña entra con desventaja al primer grado; y esto puede agravarse si en el salón hay más de 30 estudiantes y la profesora no puede prestarle atención especial, eso lo limita”, enfatiza Castro.

Para lograr estimular a estos niños y niñas, dijo la profesora Jiménez, es necesario que el profesor de preescolar conozca a sus estudiantes para reconocer las dificultades de los niños y lograr superarlas.

“Cuando es tímido al niño se le induce a participar entre sus compañeritos, si hay actividades procurar que el niño de manera natural quiera participar, hacerlo monitor dentro del salón de clases”, ejemplifica la profesora de preescolar con siete años de experiencia.

Plan Internacional desde el 2010 ha desarrollado círculos comunitarios de estimulación temprana, gratuitos, similares a los Centros de Desarrollo Infantil, donde un grupo de madres promotoras líderes de la comunidad son capacitadas por Plan en temas de estimulación temprana y derechos de la niñez. Ellas capacitan y guían a las madres sobre la estimulación.

Estos círculos se encuentran en municipios de Chinandega, Chontales, Boaco, Puerto Cabezas, Waspan y San Rafael del sur. En promedio a los círculos asisten entre 30 y 40 niños.

“Las madres sobre todo de la zona rural reconocen que ahora tienen más conocimiento sobre la importancia de la crianza”, finaliza Murillo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus