•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Poder Ejecutivo propuso el día de ayer incrementar en cinco años la pena para femicidios y otros delitos, mediante una iniciativa de ley de reforma al Código Penal de Nicaragua, al Código Procesal Penal y a la Ley Integral contra la violencia hacia las mujeres, que contemplaba penas de entre 15 y 20 años. 

El objetivo de la propuesta es “mantener la seguridad ciudadana, el respeto a la integridad de las mujeres, de las familias y las comunidades, a través de la preservación de la vida y la integridad física”, de acuerdo con la exposición de motivos.

Según la propuesta será sancionado con pena de veinte a veinticinco años de prisión quien cometa el delito de femicidio. “Si concurren dos o más de las circunstancias mencionadas en los incisos anteriores se aplicará la pena máxima”, se lee en el documento que será analizado por la Asamblea Nacional. 

La ley propone una pena de veinte a treinta años, cuando concurran circunstancias agravantes previstas en el delito de asesinato. 

De la misma forma, propone una pena de veinte a treinta años, “cuando concurran las circunstancias constitutivas y agravantes previstas en el delito de asesinato”. 

Aunque la anterior es una circunstancia que ya se estaba poniendo en práctica, asegura Rosario Flores, abogada penalista. 

“Últimamente se castiga hasta con treinta años a los femicidas, porque ha habido concurso de delitos, de femicidio y violencia sexual”, aseguró la experta, quien manifiesta que otros agravantes considerados en los juicios son la saña y la violencia extrema con que son cometidos los crímenes. 

Escepticismo

La propuesta de aumentar las penas en los delitos de violencia sexual y femicidios fue tomada con escepticismo por feministas. 

Magaly Quintana, de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), dijo que aumentar las penas no resuelve el problema de fondo de la violencia. “La cantidad de años con que se va a castigar un femicida no es la solución, sino la voluntad política de que estos crímenes no queden en la impunidad”, manifestó la activista. 

El año pasado, según el observatorio de violencia de CDD, 27 de los 49 femicidas que asesinaron a mujeres se encuentran prófugos de la justicia. 

Flores afirmó que aunque es un pequeño alivio paliativo para las familias saber que un femicida estará más años en prisión, esta medida no resuelve la incidencia de los delitos.  “El femicida no va a dejar de matar aunque sepa que le van a dar 30 años de cárcel”, manifestó la abogada, resaltando que el problema de la violencia hay que verlo de forma integral.

Último caso 

El último caso en que un femicida fue declarado culpable se realizó en marzo pasado, cuando se condenó a 34 años y 3 meses de prisión a Douglas Antonio Zamora Valle, quien cumplirá solamente 30 años tras las rejas. 

Zamora Valle fue condenado por femicidio y portación ilegal de armas tras asesinar de un disparo a Yessenia Suyén Montenegro Morán el pasado 8 de enero en una gasolinera de Matagalpa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus