•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La mediación se ha convertido en la tabla de salvación para los conductores que matan o lesionan por imprudencia. Este es el caso de Francisco Meza Ruiz, de 63 años, quien hace dos días logró mediar con los representantes de las tres personas que arrolló mortalmente y las dos que lesionó en un fatal accidente hace un mes.

Francisco Meza mediante el pago de US$10,000, en concepto de compensación económica, distribuidos en US$2,500 para los familiares de cada víctima mortal y US$1,250 para los lesionados, logró recuperar su libertad.

Registros de la Dirección de Implantación del Complejo Judicial Central Managua, revelan que entre el 1 de enero y 31 de mayo del año en curso la Fiscalía ha acusado a 39 personas en casos de homicidio imprudente en Managua.

En el año 2016, el Ministerio Público presentó 80 acusaciones por homicidio imprudente en los tribunales capitalinos, de los cuales 79 fueron por muertes en accidentes de tránsito. La única causa  judicial está relacionada con mala praxis médica.

Después de la preliminar

“En la mayoría de los casos las partes (víctimas y acusado) median en la audiencia inicial o al  iniciar el juicio”, asegura la jueza IV Local Penal de la capital, Alía Dominga Ampié.

La mayoría de las mediaciones se realizan después de la audiencia preliminar,  porque cuando el acusado es llevado por primera vez a los tribunales, la familia doliente está concentrada en los funerales de su pariente, explica la judicial.    

El juez Primero Local Penal de la capital por ministerio de ley, Jeancarlos Fernández, expresó que  en los  casos de homicidios imprudentes tramitados en ese Juzgado, en el 2017 todo se ha resuelto por la vía de la mediación.

La mediación y sus bemoles

El abogado Oscar Urbina Muñoz explicó que de acuerdo a su experiencia las mediaciones por homicidio imprudente se tornan más difíciles cuando el causante del accidente con saldo fatal iba tomado.

“Cuando el accidente es por una falla mecánica o por una error humano la posibilidad de alcanzar un acuerdo con la víctima o sus representantes es más viable, pero cuando el acusado manejaba ebrio lograr acuerdos es más difícil”, según el abogado Urbina.

Defensores públicos consultados en torno a su experiencia en casos por homicidio imprudente, dijeron que aunque han logrado “destrabar” a sus representados, ellos han  detectado oportunismo de algunos familiares o representantes de las víctimas al momento de las negociaciones.

“Las pólizas que pagan la aseguradoras por muerte en casos de accidente de tránsito varían entre dos mil y cinco mil dólares, pero hay quienes de manera oportunista exigen una cantidad mayor”, explica el defensor público consultado.

Un defensor público  relató que le tocó mediar en un caso donde los familiares de una mujer que murió en accidente de tránsito exigían inicialmente US$20,000, pero al final quedaron en US$2,000 cuando el policía que hizo el croquis le hizo ver al esposo de la víctima que él también era responsable de la tragedia.

Admitir hechos

En los pocos casos donde víctimas o sus representantes no se ponen de acuerdo con el acusado, los abogados defensores ponen a estos a admitir hechos para poner fin al juicio.

La admisión  de culpabilidad  permite a los defensores alegar esto como atenuante a favor de sus representados en la audiencia de debate de pena, para pedir al juez la pena mínima y el beneficio de suspensión de ejecución de la sentencia, explica el abogado Roberto Cruz.

Sin embargo, para optar al beneficio de suspensión de la pena, la sentencia debe estar firme y el condenado debe haber resarcido el daño causado a la víctima, señala el litigante.