•   Masaya, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La municipalidad de Masaya está invirtiendo 3.2 millones de córdobas en mejoras en la terminal de buses de esa ciudad. Tanto los usuarios como los transportistas han demandado desde hace mucho tiempo la mejora de las instalaciones. 

Las maquinarias pesadas han comenzado a remover la tierra al costado norte y centro de la terminal de buses, situado al este del mercado Ernesto Fernández de la ciudad de Masaya.

Germán Sequeira, presidente de la terminal de buses, consideró que en buen momento se está realizando este trabajo que fue gestionado por la directiva central y que forma parte de los acuerdos alcanzados entre la comisión y miembros del Gobierno Central.

“La directiva central lleva años luchando por una terminal digna y ahora vemos concretada esta obra”, dijo Sequeira.

En tanto la Alcaldía de Masaya, a través de su Facebook, informó que los trabajos a realizarse son la limpieza de 6,534 metros cuadrados, luego se compactará y se revestirá con mezcla asfáltica.

Para la usuaria Clarisa Gaitán, la obra que realizan en la terminal es buena porque cuando llueve se forma un lodazal.

“No importa que los buses no entren en la terminal, podemos aguantar el tiempo que sea necesario para que los obreros terminen el trabajo porque esto viene a dar mejor imagen a la terminal. Aquí vienen bastante turistas de todo el mundo y es una pena recibirlos en una terminal asquerosa”, opinó Gaitán.

La Alcaldía de Masaya estima que el trabajo finalice el jueves ocho de junio, por lo cual pide a la población comprensión por los atrasos que puedan ocasionar este trabajo, que vendrá a dar un realce a la terminal de buses de esta ciudad. 

Sobre el mercado

En el mercado Ernesto Fernández se concentran más de 5,000 comerciantes entre legales y eventuales.

Carla Membreño, usuaria de este mercado, mencionó que uno de los problemas que tiene el mercado es su infraestructura, ya que es la misma desde que se fundó y el comercio ha crecido de manera acelerada y desordenada.

“Esto no parece mercado porque es un relajo”, dijo.

Mientras que Aldo Gaitán, otro usuario, insistió en que impera el desorden y eso es una mala imagen para los turistas. 

“Debemos promover el turismo porque aquí se ofrecen artesanías elaboradas por nuestros artesanos. Sus productos trascienden nuestras fronteras”, expresó Gaitán.

Ambos usuarios coinciden en que cuando llueve el sistema de drenaje colapsa y el olor fétido ahuyenta a la clientela.