•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿A qué se debe que las enfermedades mentales se hayan colado entre las 10 primeras enfermedades crónicas que sufren los nicaragüenses? El Ministerio de Salud registró al menos 137,000 atenciones relacionados con problemas psiquiátricos en el país durante el año pasado y reporta que estos males se ubican en el puesto número siete entre las enfermedades crónicas más comunes en Nicaragua.

El psiquiatra y psicoterapeuta Manuel Madriz considera que los datos del Minsa son un subregistro de la cantidad real de personas con algún trastorno psiquiátrico que podrían existir en el país, tomando en cuenta que “el Minsa recoge datos de las consultas  médicas y con eso saca sus estadísticas, pero en Nicaragua hay pocos psiquiatras y todavía existe la percepción errónea de que quien va a un psiquiatra es porque está loco”.

Madriz explica que generalmente los pacientes en primer lugar presentan algún tipo de ansiedad, luego esta evoluciona a depresión. “Muchos pacientes ocultan su depresión disfrazándola como una enfermedad física como dolores. Existe una vergüenza de admitir tener depresión, la gente piensa que es un sentimiento de debilidad y eso no es cierto”, comenta.

Los trastornos de ansiedad y depresión se dan principalmente por las crisis conyugales, familiares y económicas, según el especialista.

El psiquiatra Manuel Madriz percibe que hay un incremento en los casos de trastornos psiquiátricos entre los jóvenes egresados de las universidades a los que se les dificulta encontrar trabajo, “porque estos están más propensos a presentar depresión”. 

Madriz señala que  el 70% de los pacientes con depresión intentan suicidarse al menos en una ocasión, por eso insiste en importancia de la atención médica en estos casos.

El Mapa de Padecimientos de Salud de Nicaragua, presentado por las autoridades sanitarias la semana pasada, revela que existe una incidencia de seis casos con problemas psiquiátricos por cada 10,000 habitantes. 

Especialistas consultados coinciden en que las principales enfermedades mentales que afectan a los nicaragüenses son la depresión, ansiedad y esquizofrenia. 

Los datos del Minsa no incluyen los casos que son atendidos en las clínicas previsionales adscritas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social donde son atendidos los asegurados.

En Nicaragua hay al menos 238,161 personas que tienen depresión, lo que representa un 4.2 de la población, según el último informe sobre este mal presentado este año por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra, Suiza.

¿Por qué enfermedades crónicas?

Los padecimientos psiquiátricos son catalogados como enfermedades crónicas porque pueden mantenerse, fluctuar y permanecer en las distintas etapas de la vida de la persona, explicó el psiquiatra Nelson García, médico del Centro de Neurociencia del hospital Vivian Pellas.

Entre los padecimientos más comunes que atiende el doctor García se encuentran la depresión, esquizofrenia, trastornos bipolares, trastornos mentales orgánicos y trastornos derivados por daños cerebrales, entre otros.

Para este especialista la familia debe tener en cuenta cuando una persona presenta algunos cambios en su comportamiento, en su forma de vivir.

Muchos de nuestros países no han comprendido que invertir en salud mental es invertir en el desarrollo de un país”. Nelson García, psiquiatra.

“El estigma que existe en nuestra sociedad para recurrir a un especialista en salud mental es más grande que la preocupación de que la persona mejore”, agregó García.

El especialista agregó que “muchos de nuestros países no han comprendido que invertir en salud mental es invertir en el desarrollo de un país”.

El doctor García afirmó que en general la familia y la comunidad perciben los padecimientos psiquiátricos como debilidad mental, lo asocian al consumo de drogas o una enfermedad pasajera sin darle la importancia.

Esto puede traer consecuencias, lo que incide en la calidad de vida del enfermo, de la familia y la capacidad de funcionamiento del individuo, insistió García.

“El enfermo se va empeorando, no se trata, empeora su condición y cuando el paciente no se somete a tratamiento las respuestas son totalmente distintas”, agregó el especialista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus