•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La titular del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), Juana Argeñal, anunció ayer que el Gobierno pretende recuperar al menos 20,000 hectáreas de cobertura boscosa cada año a través de la reforestación y la regeneración natural. El anuncio fue hecho durante la conmemoración del Día Internacional del Medio Ambiente.

La meta representa 5,000 hectáreas más que las establecidas seis años atrás. 

El presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), Telémaco Talavera, explicó que las instituciones del Estado están trabajando en estrategias para reducir la tala de árboles, el aumento de la reforestación y la educación ambiental en todos los niveles.

Por su parte, el asesor científico del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), José Antonio Milán, afirmó que en los últimos 10 años Nicaragua mostró avances importantes en el impacto ambiental, sobre todo en el uso de fuentes ecológicas. “Pasar de utilizar el 25% de energías renovables en 2007 al 52% desde 2013 es un salto enorme, pero además nuestra política prevé que a 2020 lleguemos al 90%”, sostuvo el funcionario.

Íncer: “Estado lamentable de recursos naturales”

El ambientalista Kamilo Lara agrega que se impulsan una serie de medidas para paliar los efectos del cambio climático en el país y mejorar la situación en que se encuentran los recursos naturales. 

Lara destaca la apertura de una planta procesadora de desechos en Managua, “misma que desvió seis tubos madres que daban directamente al lago Xolotlán repletos de desechos y aguas negras. En cambio, ahora todo lo que recibe la planta se está utilizando para producir abono. Aunque todavía existe el reto de tratar toda la basura que llega a través de los cauces”.

El ambientalista aseguró que actualmente las autoridades trabajan en la construcción de una planta de tratamiento de desechos en Granada con fondos europeos, “para que todas las aguas negras de esa ciudad no vayan a parar al lago Cocibolca, que es un potencial de agua potable para muchas comunidades”.

Lara, presidente del Foro Nacional de Reciclaje, comenta que los incendios forestales se redujeron 54% el año pasado porque se capacitaron a 13,545 voluntarios en el manejo de control y la prevención de incendios, en coordinación con las instituciones y la comunidad. 

MARENA EJECUTA 15 PROGRAMAS

Otra de las medidas implementadas por el Gobierno que enfatiza Lara es que para que el Marena apruebe un estudio de impacto ambiental de un proyecto nuevo, le exige al inversionista la ejecución de un proyecto ambiental en la comunidad.

Prohíben extraer madera de reserva Indio Maíz

El Marena ejecuta actualmente proyectos para preservar al menos unas 28,000 hectáreas de bosque a nivel nacional, ubicadas en zonas vulnerables ante daños ocasionados por el cambio climático. En total son cinco programas que se llevan a cabo en la zona norte y el Caribe del país para mitigar los daños provocados por el cambio climático, de acuerdo con la información publicada en el sitio web de la institución. 

Los programas incluyen iniciativas asociadas con los gobiernos locales para determinar las zonas más críticas ante desastres en las localidades e implementar “políticas públicas para abordar el cambio climático a través de la introducción de prácticas agroecológicas y el manejo participativo de cuencas en comunidades rurales altamente vulnerables”, detalla la información. END

Otros diez programas son ejecutados en alianza con la cooperación internacional para la protección del medioambiente y el patrimonio natural del país.

10 maneras de cuidar la tierra desde el hogar

RIQUEZA NATURAL

Nicaragua alberga al 10% de la biodiversidad mundial, suma 68 tipos de ecosistemas, de estos, cinco considerados “únicos e irrepetibles”, como son las coladas de lava de sus volcanes, las lagunas en cráteres, los lagos Cocibolca y Xolotlán, la isla de Ometepe y los bosques de bambú del litoral del Caribe, con remanentes en el Pacífico.

Masaya: Juventud realiza caminata por el medio ambiente

Para poder preservar todos estos recursos, el ambientalista Kamilo Lara sugiere un mayor involucramiento de las comunidades. “La conciencia ciudadana siempre está buscando al Gobierno o las alcaldías para resolver los problemas ambientales, pero creo que hay que tomar una responsabilidad compartida”, concluye.