•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La historia de un adolescente cuyos padres cumplen largas condenas por  violación, secuestro y asesinato salió a relucir ayer en la audiencia en la que el Ministerio Público lo acusó por el robo de un teléfono celular.

El joven de 16 años relató públicamente que sus padres cumplen condenas de 25 y 45 años de prisión en el Sistema Penitenciario Nacional.

El adolescente que fue liberado por vencimiento de término, narró a la jueza Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, Indiana Gallardo, que su mamá está sentenciada a 45 años de prisión por violación y asesinato, y su padre a 25 años por secuestro extorsivo.

Ha cursado hasta el tercer grado de primaria y confesó que después de que sus padres fueron llevados a prisión, consume marihuana, la que compra con el dinero que se gana recogiendo cartón y vendiendo agua helada.

“La última vez que miré a mi mamá fue hace un año, cuando ella se estaba arreglando el cabello y las uñas para ir a ver mi papá a la cárcel, pero la Policía la llegó a traer”, dijo.

J.A.T.A, quien alega ser menor de edad, no tiene documento con qué demostrarlo por no tener partida de nacimiento y dice que muchas veces no ha podido ingresar al penal a visitar a sus progenitores por esa causa.

Fue acusado de robo agravado y negó los cargos formulados en su contra. Dijo que sobrevive recogiendo cartón y vendiendo agua helada, actividad que le genera un promedio de 250 córdobas diarios.

Su hermana de 15 años ya es madre soltera de un bebé de meses de nacido y para la manutención del niño vende verduras en el mercado de Mayoreo.

Al referirse a la acusación de robo agravado que la Fiscalía le imputa aseguró que fue un amigo quien robó el teléfono celular a  un transeúnte, pero reconoció que le lanzó una pedrada porque  supuestamente la víctima del robo al confundirlo le ofendió a su madre.

Plazo vencido

La jueza Indiana Gallardo aceptó la acusación del Ministerio Público y también ordenó la libertad del joven por vencimiento del término legal que tiene la Policía para presentarlo ante la autoridad judicial.

La titular del Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, explicó que J.A.T.A fue acusado el pasado domingo, pero ese día la Policía no lo llevó y tampoco lo hizo el pasado lunes.

La judicial ordenó que el imputado sea examinado por un médico forense para determinar si es o no menor de edad.