•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El delito tiene sexo, edad, nivel escolar y ocupación en Nicaragua. Un detenido promedio es un hombre entre 26 y 45 años de edad, con educación secundaria y desempleado. O una mujer ama de casa en el mismo rango de edad y con el mismo nivel educativo. 

El anuario estadístico 2016 de la Policía Nacional presenta una caracterización de mujeres y hombres detenidos por delitos y faltas a nivel nacional durante el año pasado. 
Según el documento, publicado la semana pasada, el 94.8% de los detenidos fueron hombres, es decir, unas 54,741 personas. Mientras que el 5.2% fueron mujeres, unas 3,018 en total.Gráfico: Katherine Ballesteros/END

Francisco Javier Bautista Lara, exsubdirector de la Policía, cataloga esta diferencia significativa entre hombres y mujeres detenidos de “tendencia histórica”, y la explica bajo dos circunstancias: “las mujeres en general suelen ser menos violentas en los hechos públicos que los hombres, y las mujeres han tenido una participación menor en la vida pública que los hombres, aunque esto último se está modificando”. 

Te interesa: Hombres, las principales víctimas de las muertes violentas en Nicaragua

Sin embargo, la cantidad de mujeres detenidas ha aumentado en comparación con 2015, cuando las arrestadas fueron 2,556 mujeres. En ese mismo año, la cantidad de hombres detenidos fue de 40,365.

En cuanto a edades, tanto hombres como mujeres muestran la misma tendencia. La mayoría de detenidos fueron personas entre 26 y 45 años, un hecho relacionado con que en ese rango de edad se encuentra el grueso de la población. El segundo grupo etario con más detenidos es el de personas entre 18 y 35 años, y el tercero es el de personas mayores de 45 años. 

Lea más: Asesinatos más sonados en Nicaragua 

“La población mayor de 60 años en Nicaragua es un porcentaje relativamente pequeño, y la población menor de 12 años es una población inactiva desde el punto de vista laboral y de la actividad pública. Por lo tanto, la vida activa, laboral y social está entre adolescentes y adultos”, señaló Bautista Lara.  

Por nivel escolar, hombres y mujeres a quienes más detiene la Policía son ciudadanos con estudios de secundaria, luego a personas con primaria aprobada y finalmente a universitarios. Las personas analfabetas y los profesionales técnicos representan niveles bajos de detención. 

Por ocupación, sí hay diferencias entre hombres y mujeres. Para las mujeres, las mayormente detenidas son amas de casa y del sector informal, mientras que los hombres son del sector informal y desempleados.  

Los delitos

El delito más cometido por los 57,741 hombres y mujeres detenidos el año pasado, fueron las faltas contra la vida, que representaron el 26.5% de todos los delitos. Estas faltas son agresiones menores, como golpes, producto de riñas o enfrentamientos que no causan daños graves. 

Los  hombres, además, cometieron en su mayoría robos con intimidación (3,602), faltas contra el patrimonio, como daños a la propiedad privada (1,978), robo con violencia (1,689) y faltas relativas a estupefacientes (1,555). 

Cabe destacar que a diferencia del promedio general, los hombres que cometen robo con intimidación y robo con violencia, tienen en su mayoría entre 18 y 25 años y escolaridad primaria. Para Bautista Lara, “esto responde a que el robo con intimidación requiere mayor agresividad, mayor valor, mayor agilidad corporal y riesgo”.

Así mismo, los hombres que fueron detenidos por faltas relativas a estupefacientes tenían en su mayoría entre 18 y 25 años. 

Mientras que las mujeres cometieron más faltas contra el patrimonio (114), faltas relativas a estupefacientes (103), hurtos (90) y robos con intimidación (83). La mayoría de las féminas detenidas por robo con intimidación tenían escolaridad primaria y eran desempleadas. Y la mayoría de mujeres que cometieron faltas relativas a estupefacientes eran asistentes del hogar.

Las víctimas

Las estadísticas policiales también ofrecen un perfil de las víctimas de la delincuencia, o al menos las que interponen una denuncia ante la Policía Nacional. En promedio, una víctima puede ser un hombre del sector informal o una mujer ama de casa de entre 26 y 45 años de edad con estudios de secundaria. 

Del total de víctimas en 2016, en total 93,631, la mayoría fueron mujeres. El 54.6% de afectados fueron mujeres y el 45.4% hombres. 

Bautista Lara, con 25 años de experiencia como miembro de la Policía Nacional, también calificó este hecho como una tendencia, y aseguró que “los delitos que más afectan a la población históricamente han sido los delitos vinculados a la propiedad: robos, hurtos, robos con intimidación, robos con fuerza; y los delitos de lesiones; y lesiones: leves, graves, de todas las categorías”.

En efecto, los delitos cometidos a mujeres fueron faltas contra la vida (21,242), faltas contra el patrimonio (4,687), Intimidación o amenazas contra la mujer (2,060), robo con fuerza en las cosas (1,932) y robo con intimidación en las personas (1,534).

Mientras que los delitos más cometidos a los hombres fueron faltas contra la vida (10,442), faltas contra el patrimonio (5,534), lesiones imprudentes por accidentes de tránsito (3,240), robo con intimidación en las personas (2,871) y robo con fuerza en las cosas (2,472).  

“Eso refleja el comportamiento social de las diferentes edades y las diferentes características de la población nicaragüense, confirma un poco la tendencia que habíamos observado en las décadas del 90 y del 2000” señaló el también experto en seguridad ciudadana.