• |
  • |
  • Edición Impresa

Acceso pleno a los servicios de salud sexual y reproductiva, a través de los cuales puedan adquirir métodos anticonceptivos y tratamientos para enfermedades de transmisión sexual, son algunas de las necesidades de mujeres viviendo con VIH que detectaron mujeres líderes de la Comunidad Internacional de Mujeres con VIH/SIDA (ICW Latina).

Arely Cano, secretaria regional de ICW Latina, destacó que este acceso es fundamental porque las mujeres con VIH son más vulnerables a adquirir enfermedades de transmisión sexual (ETS) y “no solamente se están muriendo a causa de un diagnóstico con VIH, sino que se están viendo afectadas por otras ETS como el virus del papiloma humano, que a su vez está causando muertes por cáncer cervicouterino”.

Para la activista guatemalteca Berta Chete, “en nuestros países de la región no podemos decir que el papanicolau está cien por ciento disponible gratis, oportuno, la mamografía y los métodos de planificación familiar como condones, pastillas e inyecciones para prevenir embarazos no deseados”, y esa es parte de la intención integral que deberían tener las mujeres viviendo con VIH, detalló.

Confidencialidad

La confidencialidad es también un problema al que se enfrentan las mujeres con VIH, quienes muchas veces “no se sienten seguras en el servicio de salud porque no tienen una garantía de que la atención es confidencial”, destacó la secretaria regional de ICW Latina, quien enfatizó en que no mantener este deber ético puede generar estigma y discriminación.

“Cuando las mujeres tienen problemas de violencia, el estigma y la discriminación vienen de una u otra manera a disminuir la calidad de vida de las mujeres con VIH y eso limita también a que tomen los medicamentos”, señaló Cano.

En Nicaragua, el Ministerio de Salud (Minsa) provee en dieciséis departamentos del país, medicación antirretroviral gratuita a 3,884 personas con VIH, “sin embargo, lo que hemos recomendado es que el personal sea sensibilizado para evitar que haya ese reconocimiento de discriminación, y que la persona por lo tanto se limite a ir a los servicios”, aseveró Cano.

Sí hay leyes

Según estudios del proyecto “Acelerando la acción regional a favor de los derechos humanos, sexuales y reproductivos y la no violencia hacia las mujeres viviendo con VIH”, iniciado en 2016 y financiado por el Fondo Mundial para 18 países de América Latina, hasta ahora se ha atendido a las mujeres con VIH solamente desde la parte del diagnóstico, es decir, detección del virus y acceso al tratamiento antirretroviral.

Los hallazgos del proyecto, desarrollado por ICW Latina con la colaboración de Hivos, detallan que en los planes estratégicos de diferentes países latinoamericanos se prioriza a la mujer con VIH, pero con temas relacionados a eliminar la transmisión vertical del virus de la madre al hijo.

El desafío es que se cambie el enfoque de atención y se extienda a otras acciones para atender a las mujeres viviendo con VIH desde un punto de vista integral.

La activista guatemalteca resaltó que en legislación latinoamericana “se pueden encontrar guías, manuales, políticas y todo lo que tiene que haber relacionado con los derechos de las mujeres viviendo con VIH, pero el acceso en sí del papel a la práctica, eso no está sucediendo”.

El desafío, de acuerdo con Chete, es que se cambie el enfoque de atención y se extienda a otras acciones para atender a las mujeres viviendo con VIH desde un punto de vista integral.

Encuentro

El día de hoy finaliza un encuentro de cinco días entre lideresas de ICW Latina de trece países que se reunieron en Managua para evaluar los avances del proyecto que finalizará en 2018 a través del cual buscan mejorar la respuesta sobre la violencia de género a mujeres con VIH y fortalecer el respeto de sus derechos humanos.