• Nueva Segovia y Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El invierno ha azotado con fuerza al norte de Nicaragua en este mes de junio. Nueva Segovia y Estelí han sufrido no solo por las lluvias, sino por los fuertes vientos y descargas eléctricas, que han matado a seis personas en Nicaragua en lo que va del año.

Ayer seis galerones de secado de tabaco colapsaron por la tarde ante el violento paso de vientos huracanados en la comarca La Limonera, 3 kilómetros al sureste de la ciudad de Jalapa, en Nueva Segovia.

El fenómeno que se presentó con lluvias y actividad eléctrica afectó las milpas de maíz, recién sembradas.

Según reporte de Luis Flores, de Jalapa Visión, las centenares de láminas de zinc y los tablones de madera de las paredes de los galerones quedaron esparcidos sobre los cultivos de maíz.

Cada galeron de tabaco presenta dimensiones promedio de: 80 metros de largo y 20 de ancho, con alturas de hasta 15 metros de altura.

Vista del daño provocado por el viento en galerones en Nueva Segovia. Cortesía Luis Flores/ENDFernando Alberto Reyes, de la Cooperativa La Mía, dijo que la construcción de un galerón, en la actualidad, podría superar los U$ 50,000, considerando los altos precios de la madera.

Recordó que solamente para reconstruir 8 galerones de 11 que les derribó un fenómeno en mayo de 2013, los 110 socios de la cooperativa aportaron cada uno C$ 13,000, es decir, C$ 1,430,000.

De interés: Vientos huracanados dañan 42 casas en Jalapa

"Recuperamos esos 8 (galerones) con el mismo material que regó el viento. Recogimos la madera y enderezamos el zinc, porque hacerlo nuevo es imposible", expresó.

En Condega, Estelí, esta misma semana hubo vientos huracanados, que provocaron daños en varias viviendas.

Rayo mortal

Por otro lado, un rayo mató a siete reses en una finca del norte de Nicaragua durante una tormenta eléctrica que se desplazaba sobre el país centroamericano, informó hoy el Gobierno local.

Las reses pastaban la tarde de este viernes debajo de una tormenta eléctrica cuando fueron alcanzadas por una descarga eléctrica, dijo el dueño de los animales, Ramón Velásquez, a través de medios del Gobierno.

El suceso ocurrió en el departamento (provincia) de Madriz, fronterizo con Honduras.

Tras el incidente las reses fueron destazadas para su consumo, según Velásquez.

Las tormentas eléctricas son normales entre los meses de mayo y noviembre en Nicaragua, durante la época húmeda del año.

Al menos dos personas fallecieron en mayo pasado en Nicaragua al caerles un rayo, según las estadísticas oficiales.