• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Ismael Castañeda Rivas es donante voluntario de sangre desde 1992, este martes asistió temprano por la mañana al Banco de Sangre en Managua, a solicitud de su vecina Mayra, quien tiene a una niña hospitalizada que será operada.

Ismael dona con regularidad, entre dos y tres veces al año, porque “me gusta ayudar a las personas que necesitan transfusiones de sangre”.

Este hombre de 45 años es una de las 300,000 personas inscritas en el Banco Nacional de Sangre, aunque se diferencia de la mayoría por su activa participación. Las autoridades requieren al menos 75 mil donaciones al año para cubrir la necesidad de las unidades de salud en todo el país.

La meta que las autoridades se habían propuesto el año pasado era de 76 mil unidades sanguíneas.

Nuestra legislación

Cada 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se realizan 112.5 millones de donaciones en todo el mundo anualmente. En 57 naciones del planeta se reúne el 100% del suministro de sangre de donantes voluntarios, Nicaragua es uno de ellos.

Para conmemorar la fecha, se organizó una marcha que saldrá del Centro Cívico hasta el Banco Nacional de Sangre, así se pretende sensibilizar a la población sobre la importancia de la donación voluntaria de sangre, sumar personas y que aquellos voluntarios más activos hagan más de una donación al año.

Actualmente, el Banco de Sangre es administrado por el Ministerio de Salud (Minsa) y el marco legal está definido por la Ley 369 “Sobre Seguridad transfuncional”, misma que establece que estos centros pueden ser de carácter público y privado.

La Ley 369 en Nicaragua establece sanciones para los bancos de sangre que incurran a omisiones relacionadas con los procedimientos de extraer, manipular y almacenar este tejido humano. También penaliza el hecho de comercializarla.

Las sanciones van desde altas sumas de dineros hasta el cierre temporal y definitivo de los bancos de sangre. Uno de los aspectos que está penalizado es extraer sangre de donantes sin cumplir los criterios de selección o normas técnicas. De igual manera, transfundir sangre que no ha sido sometida a las pruebas de laboratorio establecidas.

La sangre captada por el Banco Nacional de Sangre recibe pruebas para detectar marcadores de hepatitis B y C, Sífilis, VIH, Tripanosoma cruzi y otras enfermedades.

Estelí inicia campaña para donación de sangre​

Donantes por primera vez

Luisa Valle donó sangre por primera vez el lunes en una de las móviles que se encontraba en la Universidad de Managua. Ella comentó que el deseo de ayudar la motivó a destinar 15 minutos de su tiempo libre para que extrajeran 400 ml. de sus venas. “Yo sé lo que es tener a un familiar en el hospital y lo que cuesta encontrar donantes”, dijo.

Por su parte, Etzania Reyes, de 17 años, no sabía si el asma que padece le permitiría donar; su duda fue despejada a través de las promotoras quienes le indicaron que no había ningún impedimento para ella.

“Yo pensaba que los asmáticos no podían donar sangre, y ellas me dijeron que podía hacerlo siempre y cuando no anduviera con la crisis. Me hicieron una entrevista y pude donar sangre, que me tomó no más de 15 minutos”, agregó Reyes.

Al igual que Etzania muchos de los jóvenes que por primera vez asisten a los puestos móviles llegan con una serie de consultas básicas o mitos sobre la donación, explicó una de las promotoras.

Las preguntas más frecuentes es si al donar uno corre el riesgo de desmayarse y sobre la cantidad que se extrae, pero según la promotora, las personas que deseen donar, deben tener comportamiento sexual responsable, no haberse hecho tatuajes en menos de un año, no estar embarazadas, no tener ninguna enfermedad crónica.

Los hombres en general pueden donar cuatro veces al año mientras que las mujeres pueden hacerlo tres veces al año.

Durante este chequeo, al donante se le toma la presión, el pulso, se pesa al voluntario, se corrobora con pruebas rápidas que el postulante no tenga procesos anémicos y se responde una encuesta sobre su estado de salud en el último año; y con esa información el personal de enfermería especializado considera si la persona es apta para donar sangre o no.

En nuestro país la donación de sangre es 100% voluntaria, hay quienes tienen una vida haciendo este acto de altruismo, como es el caso de Ismael Castañeda, quien además asegura que para ser donante únicamente se requiere de voluntad.

Para ser donador de sangre se requiere tener entre 17 y 65 años, un peso mínimo de 110 libras y realizar el chequeo rápido previo a la donación.