• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Construir una vivienda con las normas técnicas que mandan las instituciones no es una preocupación y culturalmente cada quien hace su casa, afirmó el arquitecto Gabriel Obando, miembro del Programa de Estudios Integrales, Habitabilidad y Territorio (PEI), de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

Esta organización pretende enseñarle a la población que hacer una casa sin regulación puede tener muchas desventajas. Obando dijo que eso quedó demostrado con el terremoto que ocurrió en 2014, cuando les casas más afectadas fueron las que se construyeron sin ningún asistencia técnica.

En Nicaragua, ocho de cada diez viviendas son construidas con materiales y procedimientos sin control, de acuerdo con el estudio de caracterización de la construcción de viviendas en los sectores urbanos vulnerables, realizado en 2015 por el Instituto Interamericano para el Desarrollo Social (Indes).

Por ese motivo en el país se desarrollan diversos materiales de educación sobre las formas correctas de edificar una casa por parte del PEI. El trabajo más reciente es la guía de Buenas Prácticas para la construcción de una vivienda segura.

Universitarios proponen modelos de casas más seguras

De acuerdo con el equipo técnico del PEI, que elaboró el documento, el objetivo es hacer del proceso de construcción de viviendas algo fácil y entendible para la población.

La guía recoge normas y consejos de construcción y habitabilidad, basados en las disposiciones del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) y el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (Invur), entre otras instituciones. Lo novedoso es que la información viene resumida, en un formato de caricatura y con un lenguaje sencillo. Los creadores de la guía, profesionales de la UNI

La arquitecta Jeaneth Romero, miembro del equipo técnico que editó la guía, afirmó que se trata de explicar de forma ordenada los tres momentos que existen al construir una vivienda: que se hace antes, durante y después.

En la publicación hay consejos para antes de iniciar a construir y durante los trabajos. Además, se está creando una nueva guía con consejos para después de haber construido. “No todo termina cuando construís tu vivienda, siempre se remodela algo o se hace un mejoramiento”, dijo Romero.

La tercera parte de nicas habita en condiciones precarias

El arquitecto Gabriel Obando detalló que la guía actual contiene información sobre emplazamiento, lo que se debe de tomar en cuenta antes de comprar un terreno, amenazas y riesgos que deben tomarse en cuenta.

También se habla sobre la planificación de la construcción, diseño, presupuesto, selección de personal calificado y material de construcción. “Con esto no promovemos la autoconstrucción, sino, más bien que las personas conozcan los elementos presentes en una edificación”, manifestó Obando.

Algunas importantes recomendaciones de esta guía señalan que si una persona pretende construir una casa debe averiguar si el terreno no está en una zona inundable para eso hay que ir al sitio durante el invierno.

Otro importante consejo para saber si el terreno donde pretendés construir es seguro es la prueba de la varilla. Esta consiste en enterrar una vara de metal en el suelo, a medida en que se entierra se determina si la superficie es floja, medio o dura.

También contiene los detalles para construir una casa accesible a personas con discapacidad. La guía destaca que la orientación de una casa debe ser norte y noreste para que posea ventilación y luz natural.

Sobre los materiales de construcción menciona que en el caso del hierro con el que se forma los esqueletos de la construcciones, hay fijarse en una numeración que tienen para comprobar si cumplen con las normas de calidad. Sobre la arena, el cemento, la madera y el zinc también menciona que deben revisar minuciosamente.

Obando dijo que en el caso de los bloques la población debe pedir un certificado de garantía que le prueba que ese material fue hecho con los estándares que manda el MTI y otras instituciones. “No hay que comprar bloques en lugares que no están autorizados por el MTI, se arriesgan a adquirir malos productos”, destacó Obando.

La arquitecta Elizabeth López, también parte del equipo que elaboró la guía. Afirmó que en este documento está incluido un formato de presupuesto en lo que se detalla costo de material, transporte, cuenta de la mano de obra y un porcentaje de improviso. “Lo imprevisto es algo que no se toma en cuenta. La idea es que la gente tenga una noción de todo lo que conlleva una construcción segura”, mencionó López.

6 de cada 10 viviendas de asentamientos tienen paredes de zinc

La arquitecta dijo que con esta guía las personas que no están apropiadas del tema podrán tener el conocimiento para que supervisen la construcción de sus casas. “Con esta información podrán comunicarse mejor con el maestro de obra o albañil sobre el trabajo que están haciendo”, afirma.

La guía Buenas Practicas para la construcción de una vivienda segura está validada por la MTI, Invur, la Fundación para el Desarrollo Social de Nicaragua (Fundesonic), entre otras organizaciones. Este documento está disponible en la página web de PEI uniconstruccionsegura.edu.ni.

Viviendas resistentes

Publicaciones • De acuerdo con Gabriel Obando, uno de los arquitectos que participó en la creación de la guía Buenas Practicas para la Construcción de una Vivienda Segura, este proyecto es solo uno de los seis componentes que se han desarrollado con el PEI desde el 2014.

El catálogo de Modelos Habitacionales Resilientes es otro de estos trabajos. Este libro está disponible en la página web de PEI y contiene seis diseños de viviendas resistentes a tsunamis, sismos, deslizamientos, inundaciones, erupciones y huracanes, respectivamente.