• |
  • |
  • Edición Impresa

La reducción de hasta 40% en el uso de agua y al menos un 25% en el consumo energético son algunos de los beneficios que un grupo de pequeños empresarios turísticos del país han experimentado con la implementación de estrategias de ecoeficiencia en sus negocios.

En total fueron 15 las pymes beneficiadas, las cuales operan en cinco áreas protegidas de Nicaragua: Parque Nacional volcán Maderas, Reserva Natural volcán Cosigüina, volcán Concepción, estero Padre Ramos y Refugio de Vida Silvestre Río Istián.

Según Ronald Fonseca, director del Centro de Producción más Limpia (CPmL), en estas zonas protegidas suelen desarrollarse actividades como turismo, hotelería y restaurantes por mencionar algunas y al hacer uso de la ecoeficiencia las empresas mejoran su productividad.

“Tenemos cuantificados en nuestros indicadores que en un 10% las empresas incrementan su productividad, también con la reducción de recursos como energía ellos podrían ahorrar un 25% en promedio, hay empresas que pueden ahorrarse más, pero eso depende de la actividad y el tamaño”, dijo Fonseca.

El especialista fue el encargado de presentar los resultados del proyecto Eficiencia Ambiental, el cual fue implementado en los municipios de El Viejo, Chinandega y la Isla de Ometepe, Rivas. Fonseca agregó que otro de los beneficios para las empresas se refleja en el consumo de agua y manejo de desechos sólidos, en cuyos casos el porcentaje de ahorro es de 40% y 27% respectivamente.

“En agua pueden ahorrarse o mejor dicho dejar de consumir hasta un 40% durante sus procesos, ya sea por buenas prácticas, por la implementación de alguna tecnología, y en la parte de desechos el ahorro puede ser de 27%, porque pueden ser un subproducto, puede ser reciclaje”, señaló Fonseca.

Beneficiados

Marqueza Cabrera fue una de las pequeñas empresarias beneficiadas con la implementación del proyecto en el negocio de su familia: la Reserva Natural Ojo de Agua en la isla de Ometepe.

La pequeña empresaria explicó que en el restaurante se ha eliminado el uso de comandas por rollos de impresión para facturas, lo que les ha generado un ahorro de casi 30% (US$200 anuales) en pago por impresión de facturas.

De igual manera, mencionó que en todas las duchas ubicadas cerca de la piscina se instalaron seis grifos reductores y tres inodoros ahorrativos, eso les ha permitido reducir el consumo en más de 200 metros cúbicos de agua al año (US$264 ahorrados) así como la reducción en el uso de energía eléctrica gracias a la instalación de un sistema de luces ledes.

Por su parte Bismarck Caballero, representante de la empresa Ramsar Ecolodge, en Chinandega, mencionó que la implementación de este tipo de estrategias les ha permitido entre otros aspectos potenciarse como un destino más amigable con el medioambiente y a la vez ser autosuficientes.

“Ahora estamos en el proceso gradual de reducir el costo de energía para no depender cien por ciento de la energía convencional, sino hacer uso de la energía solar que eso nos fue provisto por el programa”, acotó Caballero.

El pequeño empresario agregó que el uso de este tipo de paneles se ha traducido en un ahorro de hasta 30% en su consumo energético, asimismo con los desechos orgánicos que se generan en el lugar han iniciado a preparar abono orgánico para los cultivos.

El Ecolodge oferta paquetes turísticos para visitar viveros de conchas, granjas de pargos, fincas agroecológicas y el ascenso al volcán Cosigüina, en la iniciativa participan 12 socios.

Apoyo para el proyecto

Guillermo Rodríguez, representante de la organización Amigos de la Tierra de España, manifestó que la implementación de este programa inició en 2015 y concluyó en 2017. Contó con el apoyo financiero de las organizaciones Agencia Española de Cooperación Internacional, Unión Europea y el Centro Mundial del Medio Ambiente (WUC por sus siglas en inglés), las cuales destinaron 326,000 euros para su ejecución.