•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Quejándose del dolor y recién operado, el exmánager del Bóer, Hubert Silva, fue montado con dificultad ayer por la mañana al microbús policial. Él debe estar presente hoy en la audiencia inicial en los juzgados de Nandaime, donde se le acusa de causar la muerte de cuatro personas, entre ellas dos niños.

Desde el 15 de junio, el juez Jaime Aguilar ordenó prisión preventiva contra Silva, por los delitos de homicidio y lesiones imprudentes.

El accidente ocurrió la tarde del domingo 11 de junio, y Silva resultó con fracturas en el brazo y pierna derecha, por lo que fue operado el viernes pasado y ayer los médicos del hospital Antonio Lenín Fonseca le dieron de alta.

“Considero que esa acción es deshumanizada, ellos saben las condiciones en que Hubert Silva está, y cualquier cosa que le suceda a su salud, es responsabilidad de la Policía. Hace cuatro días le realizaron cirugía y esas heridas están abiertas y puede agarrar cualquier bacteria y hasta la muerte le puede ocasionar”, dijo Carlos Javier Chavarría, abogado defensor de Silva.

“Solo yo sé mi dolor, nadie siente el dolor ajeno. No aguanto el dolor en la columna por la bala que tengo (cuando fue asaltado en su casa). Pero bueno, si esas son las órdenes, soy un buen soldado. Ellos sabrán si puedo o no estar en una cárcel. No me estoy negando… soy inocente de lo que se me acusa, por favor sean conscientes de mi situación”, dijo Silva a través de un video minutos antes de ser trasladado a la celda policial.

Armados

El abogado defensor Carlos Javier Chavarría, aseguró que cuentan con suficientes elementos para la audiencia de intercambio y pruebas. “Tenemos un perito y un especialista para desvirtuar el croquis que hizo la Policía, vamos a pedir al juez la reconstrucción de los hechos, para demostrar que no es como ellos dicen. Además tenemos videos y testimonios de la gente que estaba al momento del accidente y dicen que Silva no es el responsable del accidente”, dijo Chavarría.

Hoy el juez Jaime Aguilar, en base a las pruebas que presente la Fiscalía y la defensa, decidirá si las prueban llenan los requisitos para elevar la causa a juicio oral y público.

La defensa de Silva aseguró que no descartan un trámite de mediación con la familia doliente. “Aunque él no tiene la culpa, en cuestión de humanidad, creo que es posible llegar a algún entendimiento, porque mi representante está dolido, no porque él lo ocasionó, sino por la pérdida humana, principalmente por los niños, estamos anuentes a tener cualquier tipo de acercamiento con la familia”, dijo Chavarría.

Las víctimas mortales del accidente son Israel Antonio Pérez, de 35 años, quien conducía el carro; Gleydi Puerta Garay, la mamá de los niños;  María Belén y Mario José Román, de 3 y 2 años.