•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante el 2016 el Instituto de Medicina Legal (IML) realizó 306 peritajes para determinar la credibilidad de testimonio de personas que llegan a declarar en juicios a nivel nacional. En total 104 peritajes de este tipo fueron hechos a mujeres menores de 17 años, ya que según expertos, en los casos de abuso sexual es donde más se solicita esta práctica.

En total solamente 52 hombres fueron sometidos a esta prueba el año pasado, de acuerdo con datos del Departamento de Estadísticas del IML. Managua es el municipio donde se realizó la mayor parte de los peritajes sobre credibilidad del testimonio con el 93% del total de valoraciones hechas.

Esta es la primera vez que el IML presenta cifras de cuántos peritajes por credibilidad de testimonio realiza, explica Zacarías Duarte, director de la institución, quien comenta que para determinar la credibilidad de un testimonio en juicio, la persona es sometida a una valoración a cargo de psicólogos forenses.

“La prueba consiste en aplicar la psicología del testimonio que, entre otras cosas, examina los cambios conductuales del testigo asociados a la mentira, detecta los movimientos propios de la mentira y cómo organiza sus ideas”, explica la psicóloga forense Mayela González. 

“Es común que se pidan estas valoraciones en los casos de maltrato infantil y, más en concreto, en casos de abuso sexual”, agrega la especialista.

Luego de pasar por un estudio psicológico y una serie de interrogantes, el resultado indica en qué categoría se ubica el testimonio brindado por la persona o si esta está en condiciones de acudir a un juicio y brindar una declaración. Las categorías del testimonio van desde creíble, probablemente creíble, indeterminada, probablemente increíble o increíble.

Cárcel por falso testimonio

Solicitar una valoración para determinar la credibilidad del testimonio de un testigo puede ocurrir en cualquier tipo de juicio. Basta con que el Ministerio Público o la Defensa exprese que el testigo propuesto está mintiendo para que el juez mande a realizar la prueba, explica Pablo Avendaño, titular del Juzgado Único Local de Mateare.

Según Peñalba “hay casos en los que el testigo dice que lo presionaron en la oficina de la Policía o el Ministerio Público, entonces para verificar si en determinado momento estuvo alterada la conciencia del testigo o estuvo presionado para cambiar su testimonio durante juicio, se envía a medicina legal para realizar la prueba de credibilidad de testimonio. Si se determina que la persona miente en juicio puede ser procesado por falso testimonio”.

El artículo 293 del Código Procesal Civil de Nicaragua establece que antes de declarar, cada testigo prestará promesa de decir verdad, siendo informado y advertido por el juzgado de las penas establecidas para el delito de falso testimonio.

A la persona que se le procese por falso testimonio se le podría imponer una pena de tres a cinco años de prisión. Y si es en una causa criminal, la pena sube de cinco a siete años.