•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un alud de pruebas es lo que dejó caer el Ministerio Público en el primer día del juicio contra Marcia Obando Ramírez, acusada por el asesinato de su exnuera, Claudia Lissette Pérez Mendoza.

En el inicio del juicio contra Marcia Obando declaró como testigo el comerciante Emir Payán,  a quien Obando le vendió en 650 córdobas el teléfono celular de Claudia Pérez.

Otra prueba incriminatoria exhibida por la Fiscalía en el inicio del juicio fueron objetos personales de Claudia Pérez encontrados en poder de la acusada, entre los que están los lentes oscuros.

En el primer día del juicio, el ente acusador también aportó como prueba contra la llamada “suegra asesina” un video donde ella reconstruye paso a paso cómo ejecutó el crimen.

En la imagen se observa a Marcia Obando llegando al predio baldío ubicado en el barrio Hialeah.

Mintió a comerciante

Emir Payán Flores, quien incriminó a Marcia Obando, dijo ante la jueza Rosario Peralta, titular del Juzgado Tercero Distrito Penal de Juicio de la capital, que la procesada fue quien le vendió el celular que resultó ser de Claudia Pérez.

El testigo explicó que aunque él no acostumbra a comprar aparatos usados, aceptó “porque ella (la acusada) me dijo que lo vendía por necesidad ya que tenía una hija enferma”.

El testigo expresó que cuando la Policía llegó a su tramo en el mercado Oriental en busca del teléfono celular, Marcia Obando le dijo que había mentido al decirle que se lo había vendido por necesidad.

En el inicio del juicio también declaró como testigo un hijo y una hermana de la víctima, quienes sostuvieron que antes de salir de su casa, Claudia recibió varias llamadas telefónicas por parte de Marcia Obando.

Claudia Pérez habría dicho a sus parientes que acompañaría a su exsuegra donde un brujo en San Rafael del Sur, según los testimonios brindados de sus familiares.