•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los recicladores de base mejor conocidos como pepenadores son el eslabón más importante en la cadena de reciclaje, afirmó Raomir Manzanares, director de la organización Jóvenes Ambientalistas. 

No obstante, aseguró que en el proceso de comercialización estos pueden perder dinero, ya que al momento de venderla a los intermediarios, no hay un ente regulador que vele porque se les pague el precio justo y esto los desmotiva a seguir reciclando. 

“Por ese motivo es importante que los pepenadores se organicen en cooperativas, porque tendrán beneficios como el reconocimiento del sector público y privado, gestionar financiamiento y mejorar su educación”, destacó Manzanares. 

Señaló que el reciclaje es un negocio de millones de dólares donde se mueven cantidades significativas de basura, que a final tienen un impacto positivo en el medioambiente. La chatarra metálica es el atractivo para los pepenadores por el pago que obtienen de su venta, sin embargo, en los últimos años el plástico también ha sido una opción y es bueno porque es el contaminante más común en el país, indicó Manzanares. 

El director de Jóvenes Ambientalistas dijo que este año se conformaron 9 nuevas cooperativas de recicladores ubicadas en Jinotega, Matagalpa, Moyogalpa, Rivas, Managua, Ciudad Sandino y León. 

“Este es un proyecto de Jóvenes Ambientalistas, Red Nica y Avina, una fundación Suiza. El objetivo es que los recicladores gocen de los beneficios de la Ley General de Cooperativas, Ley 499. También que estos no vayan donde un intermediario, sino que ellos vendan sus residuos directamente a las empresas de reciclaje”, sostuvo Manzanares.  

Estas cooperativas están conformadas por familias y en cada una hay 20 personas en promedio. Estas funcionan a través de rutas de trabajos donde recolectan residuos reciclables.  

Bertoldo López es presidente de Codesol, una cooperativa de recicladores que aglutina otras 6 y que nació con la ayuda de las organizaciones antes mencionadas. Aseguró que 17 socios integran la organización. 

“Nacimos en 2005 en Managua a raíz de la problemática de la basura en las calles. Comenzamos en nuestro barrio 31 de Diciembre, después en el 2011 conformamos oficialmente la cooperativa. Ahora la eficiencia en la recolección de basura ha mejorado, un ejemplo concreto es que en nuestra comunidad antes existían botaderos ilegales”, destacó López. 

El presidente de Codesol indicó que actualmente recogen al día entre 15 y 20 metros cúbicos de basura. Subrayó que desde que se organizaron venden directamente a empresas recicladoras y no a intermediarios, además cubren alrededor de 10 rutas de trabajo en los distritos VII, VI y V.

“Estos lugares son generalmente donde los camiones recolectores de la Alcaldía de Managua no llegan por diversos motivos”, enfatizó López. 

Recicladores organizados 

De acuerdo con la página web de la Organización Alianza Global de Recicladores, en el país existen dos grandes organizaciones de recicladores: La Cooperativa Centroamérica Limpia, conformada por 20 miembros y la Red de Emprendedores Nicaragüenses del Reciclaje (Rednica), integrada por 1,000 miembros en 8 grupos.  

Hasta mayo de este año Nicaragua había exportado 21,155,010.0 kilogramos de chatarra metálica y 4,816,449.0 kilogramos de desechos plásticos, en comparación al mismo período en 2016, la exportación de chatarra creció 38.0 %, según estadísticas del Centro de Trámites de las  Exportaciones (Cetrex). 

En el caso de los desechos 

plásticos se redujo en -26.3 %. Por estos productos se ha percibido hasta mayo de este año US$7,725,052.5 y US$1,009,680.8, respectivamente.