•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de estudiantes universitarios de Masaya se tomó 10 minutos para salvar vidas. Los jóvenes participaron en una jornada de donación de sandre para los niños con cáncer, homofilía y quemados.

Según Reinaldo Cabrera, promotor social de la donación voluntaria de sangre en Masaya, se hicieron presentes a la Universidad de Estudios Humanísticos (Uneh) para impulsar la jornada.

"Donar sangre, además de salvar vida, es un beneficio para nosotros, porque así nuestras defensas se deasarlloran el doble para evitar gripe, tos y el riesgo de un paro cardìaco. Con este procedimiento nadie engorda ni baja de peso, además que los materiales son descartables y cada aguja se bota", dijo Cabrera.

El donante se recupera en un día y la persona puede hacer sus actividades normales desde el mismo día, porque en una hora recupera el líquido sanguíneo.

Mitos

Sin embargo, una de las dificulatdes son los mitos que existen alrededor de este tema, como son el temor a engordar, adelgazar o quedar débil por donar sangre.

Una mujer dona sangre en Masaya. Orlando Barrios/END"En realidad no pasa nada, es un procedimiento sencillo, todas las personas con peso mayor a 110 libras pueden hacerlo, entre 17 hasta 50 años, porque hay personas de 65, que es el límite, y hacen su donaciòn", expresó Cabrera.

Además: Masiva jornada para donar sangre en Estelí

Cabrera explió que el tipo de sangre más difícil de encontrar es O negativo, al igual que la B y A, porque el común es O positivo.

"Hago el llamado a la población en general que nunca ha donado a que aprovechen 10 minutos de su tiempo para salvar una vida", concluyó el promotor de donación voluntaria de sangre.