•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La enfermedad de Parkinson afecta a personas mayores de 60 años. Existen varias recomendaciones para atender las necesidades de los pacientes y sus familiares, según especialistas consultados. 

El médico psiquiatra José Salmerón, explica que la educación en las características de la enfermedad, tanto para el paciente como para su familia, es fundamental  “para que ellos entiendan por qué ocurren ciertas cosas con estos pacientes, y por qué reciben tales o cuales medicamentos para ayudarles a controlar todos estos síntomas”.END

Agrega el galeno que esta enfermedad requiere un abordaje integral de varias especialidades médicas, tales como psiquiatría, la neuropsiquiatría y  psicología.

“Por diversas razones carecemos de la costumbre de hacer registros y de hacer investigaciones, por lo tanto no tenemos datos objetivos acerca del tamaño del problema, solamente nos podemos acercar a esa información teniendo en cuenta la estadística de otros países, entonces estamos hablando que conforme la población va envejeciendo hay mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad”, argumentó Salmerón.

Enfermedad degenerativa

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), dice que la enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico, progresivo caracterizado por múltiples síntomas motores y no motores que contribuyen al deterioro en la calidad de vida de la persona que la padece.

La enfermedad se torna un padecimiento progresivo e incapacitante debido a que las neuronas que producen la dopamina, componente químico que envía señales al cerebro que ayudan a coordinar los movimientos corporales, mueren o no funcionan adecuadamente.

Gloria Ramírez, presidenta de la Asociación Nicaragüense de Enfermos con Parkinson, estima que en el país puede haber entre 300 y 500 personas diagnosticadas.

Según Ramírez, la organización trabaja desde hace 19 años esta temática y los pacientes que atienden oscilan entre 60 y 75 años de edad, aunque han tenido conocimientos de que a personas con edades entre 40 y 50 años también en el pasado han sido diagnosticadas con la enfermedad en el país.

Síntomas

Los síntomas motores más frecuentes de la enfermedad son el llamado temblor en reposo, que se manifiesta principalmente en las extremidades, rigidez muscular y lentitud en los movimientos.

Pero también existen síntomas no motores, tales como voz monótona, dificultad para tragar, falta de expresión facial o el parpadeo lento.

A estos síntomas el médico Salmerón agrega que los pacientes desarrollan deformaciones de forma paralela, una serie de síntomas y alteraciones del comportamiento y del funcionamiento mental.  

Ojo con la depresión

El doctor Salmerón sostiene que en la enfermedad de Parkinson muchas veces antes de que aparezcan los problemas motores, el temblor, la rigidez y las dificultades para caminar, generalmente hubo algún episodio depresivo.

“Algunos años después aparecen los síntomas de la enfermedad de Parkinson y una vez que la enfermedad ya se manifiesta, más del 50% de esos pacientes va a tener una depresión, que si no recibe tratamiento, el desarrollo y la convivencia y la calidad de vida se verá muy afectada”, señaló Salmerón.

En este sentido Ramírez agrega que uno de los aspectos impulsados desde la asociación es precisamente la sensibilización e inclusión de quienes padecen esta enfermedad. También realizan encuentros una vez al mes con los pacientes y familiares de estos en las que se brindan charlas para evitar que los pacientes caigan en depresión y asesoran a los familiares para que sepan cómo ayudar a sobrellevar la enfermedad. 

Costoso tratamiento

Según Ramírez, en Nicaragua los pacientes que son diagnosticados con esta enfermedad son atendidos en los hospitales Lenín Fonseca y Manolo Morales de Managua. En promedio para costear su tratamiento un paciente puede destinar aproximadamente C$1,000 al mes para adquirir fármacos que le ayuden a sobrellevar las afectaciones motoras.

“El tratamiento es Levodopa-Carbidopa, estos (fármacos) llegan directamente al cerebro y son los únicos que pueden ayudarle al paciente a realizar sus actividades normales, no es que precisamente va a quitarle la enfermedad, es únicamente para mantener controlada la enfermedad, para darle una mejor calidad de vida, también está la medicina Parmital que también ayuda al paciente”, dijo Ramírez.

De acuerdo con la directiva, la caja de 30 unidades de Levodopa-Carbidopa se comercializa en C$480 en algunas farmacias, mientras que la Parmital la caja de 30 comprimidos se vende en C$460.

“La mayoría de los pacientes no están asegurados, si son mujeres han sido amas de casa, si son hombres pues quizá no trabajaron el tiempo suficiente, son ciertos los que son asegurados y es un medicamento caro”, señaló Ramírez.

Mientras el doctor Salmerón agrega que los pacientes de Parkinson requieren también de terapia ocupacional que es una actividad que “ayuda a que las personas fortalezcan sus habilidades para la vida diaria, para manejar sus cuentas, para hacer sus notas, para ir al supermercado, personas que necesitan fisioterapia para volver a fortalecer sus músculos, para que caminen mejor, para que tengan menor riesgo de caídas”, dijo el doctor.