•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

ENDEl 50% de pacientes en los que se detecta la diabetes tardíamente ya tienen complicaciones en los sistemas circulatorio y nervioso, que provocan el pie diabético, afirma el diabetólogo Lombardo Talavera. Al ser un padecimiento asintomático, generalmente se detecta luego de un período de 3 a 5 años, cuando hay más peligros para la salud de la persona. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la diabetes es una enfermedad crónica “que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce”. 

El pie diabético es una complicación causada por la disminución de flujo circulatorio en las extremidades inferiores, impide la cicatrización de las heridas y aumenta el riesgo de una infección prolongada. En el peor de los casos, la complicación podría provocar la muerte del tejido del pie, que hace necesaria la amputación del miembro, explica el especialista.

Talavera explica: “Generalmente se da después de cinco años cuando el paciente no tiene el control del padecimiento y, a consecuencia de esto, tiene dañados los vasos sanguíneos, las arterias principalmente y los nervios periféricos”. 

Cuando las personas con este padecimiento no se controlan los niveles de azúcar en la sangre, se va provocando daño en las paredes de las arterias y las endurece, lo que ocasiona la disminución de la circulación en la sangre hasta el pie. Este problema puede afectar las arterias o los nervios del pie, cuando el paciente pierde sensibilidad, o ambos sistemas, que es lo que comúnmente ocurre en Nicaragua, apunta Talavera. 

La amputación del pie

El especialista declara que del total de pacientes con pie diabético, aproximadamente del 5 al 15 % necesitarán una amputación de una de sus piernas y al  50% de personas a quienes se les cercenó una de sus extremidades inferiores, se les mutilará la otra pierna luego de 2 o 3 años.

Por su parte, el ortopedista Jorge Fernández subraya que el cuerpo médico que atiende al paciente con diabetes procura usar todas las alternativas a su alcance para evitar la amputación del pie. “El fin es no amputar un miembro, porque eso es algo traumático, tanto para el mismo cirujano que lo efectúa como para el paciente, la misma familia y la sociedad”, destaca Fernández. 

Fernández explica que el procedimiento es riesgoso en la mayoría de las ocasiones porque las personas con diabetes también pueden tener otros padecimientos como hipertensión o problemas renales. “Todo procedimiento quirúrgico tiene sus riesgos. El médico tiene que hablar con el paciente, tiene que decirle todo”, indica el especialista.

Fernández también explica que este problema: “Se ve más en mayores, en adultos mayores arriba de los 50. Aunque puede haber de 30, aquellos pacientes que nunca se cuidaron”

A juicio del diabetólogo, la problemática del pie diabético ha aumentado en los años recientes, debido a la prevalencia de la enfermedad, y porque los pacientes no se examinan los pies para ver si tienen lesiones que pueden ser atendidas antes de una complicación mayor. 

En el Mapa de Salud del Minsa de 2016 se indica que hay un total de 72,647 pacientes con diabetes a nivel nacional, de los cuales 27,462 están concentrados en la capital. 

Causas

Talavera añade que las complicaciones por el pie diabético pueden ser prevenibles. Principalmente, esta afección se debe al mal control de la enfermedad, no cumplir con el tratamiento de manera adecuada, no alimentarse sanamente y no realizar ejercicios, señala. 

Además, el riesgo aumenta cuando los pacientes, y hasta los mismos médicos, no realizan revisiones periódicas en los pies para detectar lesiones que puedan ser atendidas con antibióticos antes de una complicación mayor.

Asimismo, el ortopedista asegura que el pie diabético tiene que ser tratado por distintos especialistas. “Es importante que este tipo de pacientes siempre sean tratados multidisciplinariamente, para darle una mejor cobertura y satisfacción al paciente. Uno hace la atención para salvar vidas”, concluye.