•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Durante los últimos 18 años Cristian Bravo Román ha sido el responsable de Educación e Innovación de Fundación Telefónica en Chile. Se ha desempeñado como conferencista en distintos seminarios y congresos internacionales en temas de Educación y Tecnología Educativa.

En la siguiente entrevista que brindó a El Nuevo Diario, explicó en qué consiste la “Innovación Educativa” y cómo se puede implementar en nuestros salones de clase para mejorar la calidad de la enseñanza.

¿De qué trata la innovación educativa?

El mundo está cambiando y ya cambió, la irrupción de las nuevas tecnologías y la Internet ha sido exponencial, estamos en la nueva era que es digital, entonces necesitamos hacer innovación y en el caso de las escuelas innovación educativa, porque estamos en el siglo XXI y necesitamos que los jóvenes tengan competencias distintas de las que se desarrollan actualmente.

¿Innovar es incorporar las nuevas tecnologías de la comunicación al salón de clases?

Una parte es incorporar las nuevas tecnologías para desarrollar el currículo, “como un medio y no como un fin”, pero también hay que hacerlo distinto en las metodologías, hay que hacer innovación educativa, clases en las que los estudiantes comiencen a ser sujetos de sus aprendizajes, un aprendizaje constructivista del aprender haciendo, al aprender a hacer; porque eso es lo que necesita este nuevo mundo, porque además utilizando la tecnología como herramienta van a poder desarrollar competencias como pensamiento crítico, razonamiento lógico, creatividad, el trabajo colaborativo y van a poder aprender a comunicarse, habilidades que va a demandar el trabajo a lo inmediato.

¿Cómo se pueden lograr nuevas competencias entre los estudiantes?

Con el uso de tecnología. Está comprobado que el utilizar cualquier tipo de tecnología, incluso consolas de juego, implica que el estudiante empieza a aprender de manera entretenida, el uso de esto implica la producción de dopamina que mejora las conexiones neuronales y mejora las acciones psicomotrices de los estudiantes. 

Los estudiantes, al utilizar tecnología y hacer innovación educativa, metodologías innovadoras, empiezan a conocer de procesos para resolver problemas y los maestros no los vamos a medir por resultados sino por el conocimiento de un proceso.

¿Cómo se incorporó el tema de la innovación educativa en Chile?

Poco a poco, al principio había algunos miedos de los docentes, pero cuando a los docentes se les muestra que efectivamente al usar la tecnología o utilizar metodologías innovadoras le sirve para mejorar la calidad de su clase, y para que los alumnos se incentiven más, empiezan a adoptar las tecnologías en las mismas clases de matemática, ciencia, lenguaje, etc. Ponemos la tecnología a disposición de un currículo que ese profesor tiene que pasar en una clase.

¿Cuántos maestros y estudiantes están aplicando innovación educativa?

En Chile hay 130 mil maestros aproximadamente que en su mayoría están utilizando de alguna u otra forma tecnología de forma pedagógica, unos más otros menos, unos están partiendo, otros llevan ya algún tiempo implementándola.

En Chile, el Ministerio ha implementado mucha infraestructura, las aulas de las escuelas más pobres incluso. 

En unos primeros años había tecnología que no se utilizaba porque no se sabía el cómo, y ahora se está haciendo énfasis en que se puede usar pedagógicamente esta tecnología y no quede ahí botada en la escuela.

¿Por dónde se debe iniciar en nuestro país la innovación educativa?

Hay que empoderar a los docentes, hay que formarlos, tienen que estar preparados para enfrentar este nuevo mundo y tienen que aprender a aprender por un lado y a aprender a desaprender, es decir, hay metodologías de enseñanza que están obsoletas y tienen que dejar de usarse.

¿Cuáles son esas metodologías que están obsoletas?

Las que no son constructivistas, por ejemplo, las que son formas de hacer una clase de forma frontal, en la que el estudiante solo memoriza. El estudiante tiene que ser sujeto de su propio aprendizaje, tiene que aprender haciendo, tiene que haber creatividad en el momento de la planificación de esa clase.

¿Cuál es el nuevo rol del profesor?

El rol del profesor cambió de todas maneras, el rol es distinto, porque ahora el profesor es un guía, es un mediador, le muestra a sus estudiantes el camino, los cuida en el acceso al Internet, es un guía, un coach.

En escuelas rurales con menos acceso a tecnología, ¿se puede implementar la innovación educativa?

Por supuesto, hay metodologías como la clase invertida, en la que el estudiante estudia en su casa el contenido, ya sea a través de Internet si tiene acceso o a través de libros y luego lleva estos conocimientos al aula de clases, lo comparte con sus compañeros de clase, lo debaten, el profesor regula y hace las preguntas; y se empieza a elaborar un ambiente colaborativo, en competencias de este tipo hay creatividad, se comunican y todo esto lo permiten las metodologías innovadoras que se pueden poner en práctica.

El Design Thinking, diseñar pensando, es otra metodología que permite esto. A través de esta metodología los estudiantes pueden desarrollar un proyecto, utilizar estos aprendizajes basados en proyectos, que también sirven para desarrollar estas competencias.

¿Cuál es el objetivo de su visita a nuestro país?

El Ministerio está muy interesado en que esto de la innovación educativa se produzca en Nicaragua también. Yo fui invitado por el Ministerio de Educación al foro con las multigrado a compartir estas experiencias de innovación educativa con los docentes que están participando en este foro.

Me he encontrado con docentes muy participativos que entienden que el rol de ellos tiene que cambiar, que tienen que formarse, por lo tanto en los talleres que estamos dando ellos se involucran.

Ellos me han comunicado que con estas nuevas metodologías de innovación educativa van a poder entregar una mejor calidad educativa de su clase, van a poder planificar su clase en pos del mismo currículo; pero será una clase con pedagogía, con estudiantes que van a poder desarrollar sus propios aprendizajes.

Le hemos recomendado que los espacios tienen que ser más flexibles, ya no tiene que ser un espacio frontal, porque necesitamos que los estudiantes se muevan, que utilicen las tecnologías, porque les van a proporcionar las competencias de las que hemos hablado anteriormente.

¿Se requiere de mucha inversión  por el Ministerio para implementar esta metodología?

Siempre hay que invertir, e invertir en educación es justamente eso: inversión no es un gasto. También hay metodologías innovadoras que no requieren de mucha inversión, hay metodologías que están disponibles, que están en el mundo empresarial, que se pueden implementar en las aulas de clase, las tecnologías no están tan inaccesibles y todos los software y contenidos educativos están disponibles en la web con libre acceso y por lo tanto el que quiere puede, y si queremos innovar y aplicar contenidos innovadores es cuestión de voluntad.