•   Granada  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las fuertes lluvias que han caído afectaron visiblemente el municipio de Nandaime, en el departamento de Granada, inundando las principales calles, incluidas algunas viviendas, sin causar mayores estragos. 

La mayor preocupación es que con las lluvias el río Ochomogo y el río Medina se desborden, lo que provocaría el desalojo de varios pobladores que habitan cerca a las fuentes de agua. Hasta el momento, el nivel se ha mantenido pero las autoridades permanecen alerta.

“Nandaime es calificado como uno de los puntos críticos del país, el problema es que las calles y viviendas se inundan, de igual manera los pozos de agua que abastecen a varias comunidades se contaminan porque se llenan de lodo y no es apta para consumirse. La situación afecta a una gran parte de la población”, detallaron las autoridades municipales de Nandaime.

Entre los albergues preparados ante cualquier emergencia se encuentran centros recreativos, escuelas, iglesias, centros de salud, entre otros lugares de seguridad para las personas afectadas, quienes en su mayoría son familias numerosas y señores de la tercera edad, señalaron las autoridades.