•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En lo que va del año tres nicaragüenses han sido asesinadas en el exterior: una en Costa Rica, una en Guatemala y el último caso ocurrió en Atlanta (Georgia, Estados Unidos) hace tan solo una semana.  En dos de los casos los asesinos eran la pareja de las víctimas, según la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

En 2017 se registraron 17 nicaragüenses que fueron asesinadas en el exterior: en Costa Rica (10), Estados Unidos (2), El Salvador (2), Guatemala (2) y España (1).

El último caso es el de Martha Alicia Bermúdez, quien  fue asesinada de dos disparos en la cabeza la noche del pasado lunes en Atlanta (Georgia, Estados Unidos). Su esposo, el estadounidense y exmiembro de las fuerzas militares de ese país James Justice, se suicidó después de cometer el crimen.

Endurecen penas para delitos sexuales, asesinatos y homicidios imprudentes

La mujer era originaria del barrio Roberto Gómez, de Ocotal, y tenía 37 años. Había llegado a Estados Unidos hace un año procedente de Comayagua, Honduras, en compañía de su hija Dana Scolli. Allá se casó con James Justice, el hombre que la mató. En diciembre del año pasado la pareja visitó Nicaragua por última vez.

La hija de la víctima relató que el día anterior al crimen habían salido a celebrar el Día del Padre en Estados Unidos y todo transcurrió normal. Sin embargo, la noche del pasado lunes escuchó discutir a la pareja y más tarde oyó tres detonaciones. Llamó a la Policía, pero cuando llegó su madre ya estaba muerta y su padrastro se había suicidado de un disparo. 

Desde ese día, Martha Alicia Bermúdez permanece en una morgue y su familia pretende repatriar su cuerpo, pero no cuenta con el dinero suficiente para hacerlo. 

Para ayudar 

Jairo Ortez Bermúdez, sobrino de la víctima, explica que hasta el momento las autoridades no les han ofrecido ningún tipo de ayuda. La familia asegura que necesita al menos US$10,000 para trasladar el cuerpo.

Mujeres denunciaron 14,000 casos de violencia de género en Nicaragua en 2016

“Dana nos ha dicho que la quiere cremar porque así es más barato el traslado de las cenizas, pero nosotros la queremos ver entera, aunque sea por última vez, y cada día que pasa en la morgue se tiene que estar pagando, allá Dana (la hija de la fallecida) no puede seguir pagando”, comenta el sobrino de la víctima.

Patricia Bermúdez, hermana de la víctima, señala que Martha Alicia Bermúdez tenía una casa y un pequeño terreno en Ocotal, y entre sus planes estaba reparar la vivienda que resultó destruida producto de las lluvias de los últimos días. 

Otro inconveniente que enfrenta esta familia es que la hija de la mujer tiene 15 años y para poder viajar al país necesita la autorización de un juez. Actualmente la adolescente se encuentra bajo la tutela temporal de una amiga mayor de edad. 

“Lo más triste de estos casos es que las familias tienen que hacer colectas para poder repatriar los cuerpos, son mujeres que se habían ido a trabajar, dejaron a sus hijos con las abuelas y mandaban el dinero para la comida. Aun así no hay una ayuda inmediata de parte de las instituciones gubernamentales y eso provoca que el dilema familiar, junto con la tristeza de perder a un ser querido, se vuelva más grande”, asegura Magaly Quinata, directora de las CDD.

CSJ apoya aumento de penas “solo para delitos graves”

Para ayudar a esta familia de Ocotal pueden contactar a Jairo Ortez Bermúdez al teléfono 87385187 y a Patricia Bermúdez al número telefónico 57639760.