•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los 28 kilómetros que unen al poblado Puerto Díaz con Juigalpa están destruidos debido a las lluvias. 

Puerto Díaz, que pertenece al municipio de Juigalpa, además de considerarse un lugar turístico por estar a orillas del lago de Nicaragua, también es de comercio debido a que por esa vía salen cultivos de plátano, coco, aguacate, pescado, arroz, zapote, leche, entre otros. 

El mal estado de las vías provoca que los vehículos livianos y pesados no puedan circular bien. Ante tal situación sus pobladores demandan la reparación de esa carretera.

Sorayda Sandoval, de 34 años, habitante de Puerto Díaz y quien a diario viaja por esa vía para comercializar pescados en Juigalpa, relató que en varias ocasiones el bus se ha quedado varado en los baches, por lo que los pasajeros deben bajar y caminar con sus productos a cuesta hasta encontrar otro vehículo que los traslade.

“La carretera está mala, las lluvias la han socavado, las llantas se pegan en la carretera. A veces venimos tarde a vender por el problema de la vía”, manifestó Sandoval, quien explicó que el bus demora dos horas para llegar hasta Juigalpa. 

Ana Dolores Castillo, de 44 años, dijo que otro problema es que cuando las lluvias son muy copiosas los ríos se desbordan y no se puede pasar por los puentes. 

Entre ellos mencionó el que está en la quebrada El Potrero, el de Fertimar y el de Guapinolapa. 

El director de conservación vial a nivel nacional  del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), Carlos Silva, dijo que no hay fondos para reparar la vía este año, pero que sí van a ir a realizar una inspección en el lugar.

“Es una odisea para venir porque me arriesgo. Tengo 40 años de ser panera. La carretera medio la raspan y las lluvias la vuelve a socavar. Hubo un tiempo que decían que la iban a adoquinar y nunca se dio”, manifestó Cornelia Castillo, otra panera de Puerto Díaz. 

Melvin Antonio Sandoval, conductor del bus Sandoval, que tiene la ruta Juigalpa-Puerto Díaz, también se quejó por el mal estado de la vía y demandó su reparación. 

Reconoció que a veces la unidad se queda pegada por los baches existentes y con frecuencia se le descompone.  

Asimismo dijo que cuando los puentes se desbordan, tienen que esperar a que el caudal de las quebradas baje y que eso les genera atraso.