•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Richard González, de 16 años, nunca se imaginó ser finalista de las Olimpiadas Matemática de Centroamérica y el Caribe.

Alentado por su padre ingresó desde hace cinco años a la academia sabatina de Jóvenes Talento. En esta academia (ubicada en la Universidad Nacional de Ingeniería) un grupo de adolescentes con destreza para los números son entrenados en problemas matemáticos para representar a Nicaragua en competencias internacionales.

“La academia es un mundo diferente a las matemáticas que uno conoce tradicionalmente. En primer nivel recuerdo que me costó bastante, había muchas tareas que no podía entregarlas a veces por pereza, y muchas veces no le entendía y tenía que pedirle ayuda a mi papá”, confiesa González.Richard González, 16 años, medallista de plata. Foto: Melvin Vargas/END

Javier López, de 16, años también es medallista de bronce de las XIX Olimpiadas de Matemática de Centroamérica y el Caribe. Él se integró a la academia en 2014, lleva cuatro años asistiendo cada sábado a la UNI para recibir las clases y mejorar sus habilidades.

Te interesa: Estudiantes compiten para ser el mejor en matemática

López fue motivado por su mamá, quien reconoce en él un alumno de excelencia académica.

“Las matemáticas me han gustado desde hace mucho, siempre me consideré hábil en este campo, mi mamá miró que se me hacía fácil el área y me empezó a instruir cosas algo más avanzadas”, dijo López.

Ambos fueron escogidos de un grupo seleccionado por los profesores de la academia, a este grupo le nombran preolímpico. Este año se seleccionaron a los 12 mejores estudiantes de cada nivel para formar parte de este selecto grupo y de estos luego de una prueba se escogieron a los tres que obtienen mejores puntuaciones para representar a Nicaragua en la competencia centroamericana. 

De interés: Jóvenes obtienen tercer lugar en olimpiada matemática de CA

Este año  la competencia se realizó en El Salvador. Asistieron Richard Gónzalez, Javier López y Marcos Sánchez. La suma de los  puntos de las pruebas de los tres logró colocar a Nicaragua entre los tres primeros lugares de la competencia, a la que asistieron delegaciones de 13 países, subiendo dos puestos con relación al año 2016.

“Esta competencia para nosotros representa un éxito total, superamos nuestras expectativas, nos motiva a seguir trabajando y nos dice que vamos por el buen camino, aunque sabemos que hay cosas que mejorar, estamos haciendo buen trabajo y este resultado nos dice que hemos venido realizando las cosas bien”, destacó el Ingeniero Hanks Espinoza, coordinador de la academia sabatina Jóvenes Talento, luego de conocer los resultados el pasado 21 de junio.

En esta competencia participan 13 países: Nicaragua, Cuba, Costa Rica, Colombia, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela.Javier López, 16 años, medallista de bronce.Foto: Cortesía/END

“Mi meta sí fue llegar a las olimpiadas, pero hubo ocasiones que dudé que podría llegar, ya que al principio me costaba adaptarme a los métodos utilizados en matemática de la olimpiada”, dijo satisfecho López.

“Cuando inicié (5 años atrás)  y presentaron a los jóvenes que nos representarían en esa competencia, yo lo vi como algo lejano, imposible de alcanzar para mí, tan solo el llegar a participar era inalcanzable”, comentó González.

La competencia internacional

Las Olimpiada Matemática de Centroamérica y el Caribe es promovida por la Organización Iberoamericana para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). El propósito de esta competencia es encontrar el talento para las matemáticas en jóvenes que aún no han ingresado al sistema educativo superior, explica la página web del organismo.

Los meses de preparación son puestos a prueba con problemas matemáticos complejos que los jóvenes deben resolver solos.

“En principio llegamos al lugar de estadía, se socializa con los otros competidores y al tercer día comenzamos a realizar las pruebas.  Durante dos días consecutivos realizamos dos pruebas, ambas de 4 ½ horas y son tres problemas”, comentó González.

“En cada olimpiada se evalúan cuatro áreas: aritmética, álgebra, geometría y combinatoria. De las cuales se elaboran dos pruebas de tres problemas”, explicó López.

Aunque cada delegación está comprendida por cinco miembros, tres estudiantes, un tutor y un líder de delegación, los jóvenes resuelven de manera individual cada uno de los problemas, explicaron los medallistas.

“En el examen estamos solos, una prueba individual. En lo único que nos ayudan durante la primera media hora de cada prueba es sobre preguntas respecto al enunciado, si tal vez no entendemos algún concepto, si una palabra está confusa”, añadió González.

“Después de ambas pruebas los jefes de cada país se reúnen y discuten con los evaluadores qué notas sus estudiantes merecen en cada problema”, comentó López.

Los resultados

Luego de dos días de prueba, el jurado internacional califica cada una de las pruebas, los tutores y el líder de la delegación se encargan de defender los puntajes obtenidos por cada participante. La nota más alta que obtiene un competidor es de 42 puntos.

“Realmente fue algo tenso, yo pensé que había logrado el 42, cuando mi jefe me dijo que habían puesto 41 y es una nota bastante alta. Al enterarme que fui la mejor nota nicaragüense a la vez fue triste porque estuve a un punto del oro. Pero, realmente Dios hace cosas que uno nunca se imagina y a él le debo todo”, dijo González.

“Obtuve 23 de 42 puntos en la competencia. Realicé correctamente los problemas dos, tres y cuatro. El problema tres no pude realizarlo al tratar de hacer una solución por trigonometría y no llegar al resultado deseado”, explicó López.

“Una vez terminadas las pruebas y las evaluaciones, reúnen todos las delegaciones de cada país, mediante eso determinan los puntajes para medallas de oro, plata y bronce. Entonces, recuerdo que esa reunión se realizó a las 10:30 de la noche, y todos estábamos nerviosos, se vive un ambiente de mucha tensión sobre los puntajes que cada uno de los participantes habíamos obtenido.

En mi caso mis padres se desvelaron conmigo esperando los resultados”, concluyó González.

“La olimpiada fue sencilla y se refleja en que la nota más alta para obtener el oro es 42/42. Lamentablemente cometimos varios errores que nos costaron varios puntos”, concluyó López.

Durante la XIX Olimpiada Matemática de Centroamérica y el Caribe, México se alzó con el primer lugar al obtener 120 puntos, el segundo lugar lo obtuvo Colombia  con 108 y Nicaragua con 94 puntos se colocó en el tercer puesto.

Premiación

Luego de las horas de nerviosismo los organizadores otorgaron las medallas a cada uno de los participantes. González obtuvo 41 puntos y se alzó con medalla de plata, López obtuvo medalla de Bronce al igual que Marcos Sánchez, el tercer competidor.

Sin embargo López, que cursa quinto año en el colegio Alemán Nicaragüense, no pudo quedarse a la premiación. Ese mismo día tomó un avión para viajar a Alemania como parte de un programa de estimulación a los estudiantes de la excelencia académica del centro.

Chavalos como cualquiera

Son estudiantes destacados en sus escuelas, cada uno tiene sus intereses y maneras de divertirse propios de su edad.

A González por ejemplo, le gusta el básquetbol, de pequeño asegura haber participado en un torneo colegial en el que se destacó como encestador. “Me gusta chatear con mis amigos, nada del otro mundo”, agregó González.

Por su parte, a López, además de las matemáticas, le gustan los idiomas. Antes de ingresar a la academia Jóvenes Talento ya había concluido sus estudios de inglés. “Juego videojuegos y de vez en cuando leo”, dijo López, sobre sus pasatiempos. Ambos cursan quinto año de secundaria y confiesan que sus padres son los principales motores de sus aprendizajes.

Futuro

González y López se encuentran finalizando sus estudios de secundaria, ambos desean realizar una carrera universitaria aunque distintas.

González está seguro que estudiará ingeniería industrial o ingeniería en negocios, y lo hará en la Universidad Nacional de Ingeniería. 

Además en este mes volverá a representar a Nicaragua en las Olimpiadas Mundiales de Matemática, que se realizarán del 12 al 23 de julio.

Por su parte López aspira estudiar medicina y se encuentra enfocado en obtener una beca para cursarla en el extranjero.