• Managua |
  • |
  • |
  • EFE

Una misión del Banco Alemán de Desarrollo valoró hoy como positivos los avances de un proyecto de tratamiento de aguas residuales en el lago de Managua, que cuenta con su financiación desde hace más de ocho años.

"Tenemos una visión positiva del proyecto, hemos tenido la oportunidad de discutir sobre los detalles de nuestra evaluación", dijo a periodistas la gerente del proyecto por parte del banco KfW (por sus siglas en alemán) de Alemania, Elke Lüdermann.

Entre los logros en la evaluación, la ejecutiva destacó una mejor calidad del agua en el lago de Managua o Xolotlán, y que no hay malos olores.

"Parece que la ciudad de Managua tiene una nueva relación con el agua" y "realmente es un éxito logrado, al ver un cambio de la situación ambiental", afirmó, por su lado, el experto técnico en saneamiento, Alexander Grieb.

No obstante, según Lüdermann, las causas del transporte de aguas crudas directamente al lago de Managua y el problema de basura en los cauces son aspectos que se deben mejorar para lograr el "éxito sostenible".

El KfW otorgó hace ocho años a Nicaragua un crédito por seis millones de euros (unos 6,71 millones de dólares) para financiar la ampliación y modernización de una planta de tratamiento de aguas residuales en Managua.

El proyecto permitiría un óptimo funcionamiento de la planta, ubicada al norte de Managua, que evita la contaminación del lago Xolotlán, según el convenio.

La planta fue construida en la década pasada con un presupuesto de 85 millones de dólares, financiados en parte por el KfW.

Un nuevo plan del Gobierno nicaragüense iniciado este año consiste en ampliar el proceso de tratamiento de aguas y construir una planta de aprovechamiento de biogás, trabajo que, según la estimación oficial, durará tres años y medio.

Nicaragua pagará el crédito en un plazo de 40 años, con un período de gracia de 10 años y una tasa de 0,75 % anual, de acuerdo con las autoridades.