•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De manera artesanal y aplicando técnicas de potabilización unas 50 mujeres de la comunidad el Porvenir y el Barro, en el municipio de Achuapa, departamento de León, con el respaldo de cooperantes españoles, construyeron sistemas de filtros de purificación de agua.

La iniciativa es promovida por la Asociación Ecología y Desarrollo (Ecodes) y el Hermanamiento León-Zaragoza, con el apoyo de la municipalidad. 

Ervin Cerros, responsable de la dirección de Unidad Ambiental de Agua y Saneamiento de la Alcaldía de Achuapa, explicó que en algunas comunidades se han instalado comité de agua y saneamiento (Caps), sin embargo aún existen comunidades rurales que no tienen el servicio de agua potable.

Según Cerros, el sistema de purificación de agua es novedoso. “Se puede construir con facilidad sin invertir grandes cantidades. Durante el proyecto piloto se elaboraron dos ejemplos y se instalaron en las comunidades el Barro y el Porvenir, pero tenemos proyectado respaldar la construcción de otros sistemas similares para que se vean beneficiadas otras familias”.

El funcionario de la municipalidad agregó que el 95% del casco urbano cuenta con el servicio de agua potable que brinda la aguadora, sin embargo, en el área rural la cobertura de los Caps es limitada. 

“Cubrimos el 64% del servicio de agua potable en el área rural, pero carecemos de recursos económicos para atender, las familias se abastecen de agua de ríos, pozos y otras fuentes de agua que carecen de tratamiento para el consumo humano”, afirmó Cerros. De las 48 comunidades rurales, ocho carecen de Caps.

En tanto, Yerlin Martínez, miembro de la Cooperativa Mujeres Unidas de Achuapa, comentó que el sistema es rudimentario, pero eficaz. “Se coloca el agua dentro del sistema de filtro y se aplica la cloración apropiada, se esperan varias horas para que se produzcan buenos resultados y luego podemos abastecernos de agua pura, sin bacterias o elementos contaminantes”.

Martínez fue una de las comunitarias que, al igual que otras 50 mujeres, participó en el taller de construcción de sistemas de filtros. 

En la fabricación rudimentaria se invirtieron US$40, utilizaron piedras nativas, madera, tuberías y bidones plásticos. Los pequeños filtros son de lecho mixto (varios tipos de arena con  un mezclador de cloro), el filtro de arena situado en una posición en concreto elimina los sedimentos y bacterias, mientras el cloro evita que la bacteria prolifere.

El español Jesús Ruberte Andreu, cooperante de la Asociación Ecología y Desarrollo (Ecodes), afirmó que antes de reunirse con las comunitarias se evaluaron los sistemas de potabilización de agua no potable.

Como parte del estudio se conoció que las comunidades rurales de Achuapa tienen deficiencias de sistemas de agua para el consumo humano. “Se abastecen de agua de río, riachuelos o quebradas que bajan de las montañas con la gravedad, así como de pozos artesanales que evidentemente son focos de contaminación para quienes consumen el vital líquido”, resaltó Ruberte, quien es especialista en tratamiento de agua a nivel osmótico en España.

Achuapa es una zona montañosa que tiene altos niveles de sales minerales (cloruros y nitratos), además se abastecen de agua expuesta a excrementos de animales domésticos. En los estudios se detectaron altos niveles de coloides y coliformes fecales en el agua.

Según el cooperante español, una alternativa para elevar la calidad de vida de los comunitarios es la construcción del sistema potabilizador de agua, que permite abastecer a familias pequeñas  de tres o cinco personas.