• Jinotepe, Carazo |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Tumultos de ropa usada son las que se ven tiradas en un predio baldío cercano al mercado Jorge Matus Téllez, centro de comercio de la ciudad de Jinotepe, Carazo.

Se presume que el fenómeno se debe al bajo precio que mantienen las pacas de ropa usada, además de la mala calidad.

Según la comerciante de ropa usada, Mery del Socorro García, ella no bota ni una sola pieza de ropa, ya que eso le generaría pérdidas fatales que luego la llevarían a la quiebra.

“Yo eso lo veo como un desorden, además que están tirando esa ropa en un predio baldío pero privado, no debería de ser así, mejor la deberían de regalar, a mí mis pacas me cuestan más de tres mil córdobas y la verdad trato de vender hasta el último trapo para poder ganar”, alegó García.

Además añadió que seguramente son los comerciantes mayoristas los que desechan la ropa que no venden en el día, pero que no mira como positiva dicha actitud, porque hay personas que no tienen dinero para poder comprar ropa y que mejor deberían de donarla al necesitado.

Por su parte Jhonny Quintero, dueño del terreno que se está utilizando como basurero por parte de algunos comerciantes de ropa usada, aduce que nadie le ha pedido autorización para que sus tierras sean utilizadas para ese tipo de actividad.

Quintero expresó que “yo hablé con los comerciantes y les dije que las cosas no pueden andar botadas, ese es un pecado bien grave porque es dinero, entonces les dije que les llevaría unos sacos para que me la echaran ahí y que yo la iba a regalar, hoy anda botada la ropa, mañana la vamos a necesitar”.

Quintero también aclaró que estará enviando un camión para que recoja la ropa que está en su terreno y que junto con su familia la van a lavar, la pieza que esté en buen estado la regalarán y la que no, servirá como cerco en un alambrado de su terreno, para que sus animales no se salgan.

“Nada se pierde aquí, menos la ropa, lo único que pienso es que los comerciantes deberían de ser más conscientes y no botar su dinero, que esperen al camión de la basura en vez de botarla y que luego no le sirva a nadie o que me la echen en los sacos que yo mismo les voy a hacer llegar diario”, culminó diciendo Quintero.