• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Desde que entraron en vigencia las reformas al Código Procesal Civil el pasado 10 de abril de este año, hasta el 29 de junio, se realizaron 908 juicios civiles en todo el país, reportó la magistrada Ileana Pérez López, presidenta de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) durante un acto en la capital.

Esa cantidad de juicios supondría aproximadamente 300 solicitudes de juicios recibidas al mes, lo que representa una reducción drástica de juicios civiles si se comparan con los datos del año pasado.

En la memoria anual del Poder Judicial del año 2016 se constata que durante ese año ingresaron en total 21,694 juicios civiles al sistema judicial, es decir, alrededor de 1,800 casos mensualmente.

Para la magistrada Ileana Pérez, también coordinadora de la Comisión Técnica de Implementación, Capacitación y Seguimiento del nuevo Código Procesal Civil, esta disminución tiene varias causas.

Más mediaciones

La primera es que dentro de las reformas al Código Procesal Civil se establece la mediación como un requisito de procesabilidad. “En palabras sencillas, si las partes no median, no puede iniciarse ningún juicio”, explica Pérez, recalcando que la mediación civil puede realizarse antes y durante el juicio, e incluso en la fase de ejecución de la sentencia.

Las mediaciones se pueden realizar a través de diversos medios, pero la mayoría de ciudadanos asisten a la Dirección de Resolución Alterna de Conflictos (Dirac), por ser una dependencia especializada del Poder Judicial y sobre todo porque el proceso es completamente gratuito.

Solo en la Dirac, entre el 10 de abril y el 29 de junio se realizaron 1,292 mediaciones en materia civil que terminaron en 900 acuerdos, según la directora de esta dependencia, María Amanda Castellón.

Los casi 400 casos que no lograron obtener una solución a través del diálogo recibieron una “constancia de no acuerdo”, la cual deben presentar si deciden tomar cualquier acción judicial.

Mayor documentación

Otra de las razones que atribuye la magistrada Pérez a la disminución de la cantidad de juicios en materia civil es que ahora se exige mayor documentación para introducir una demanda.

“Se tienen que presentar pruebas testificales, pruebas documentales, presentar una demanda en esas condiciones no es tan fácil. Presentar una contestación de la demanda ahora se tiene que hacer respetando las garantías constitucionales”, explicó Pérez.

Puso por ejemplo el caso de un deslinde, o la determinación de los límites de un terreno. “Si la propiedad es de Juan, tiene que demostrar que la propiedad tiene como linderos a Pedro, a María y Pablo, tiene que presentar la escritura, tengo que decir la lista de mis testigos, tengo que decir qué voy a demostrar con la testifical de María desde el inicio”, dijo la magistrada.

“No se han dedicado a estudiar”

“No todos los abogados se han dedicado a estudiar. Porque no solamente basta con conocer el código, también tienen que conocer la ley sustantiva. Hace falta un poco de estudio de parte de los abogados litigantes”, dijo la magistrada Pérez al ser preguntada por el dominio de los nuevos formatos y procedimientos por parte de los abogados.

Algunos abogados consultados afirmaron que no dominaban el nuevo Código Procesal Civil, en parte porque los seminarios y diplomados tienen un alto costo. Afirmaron también que un amplio número de casos no están siendo admitidos porque no cumplen con los nuevos requisitos.

Aunque también el Código garantiza la subsanación de defectos absolutos, es decir, que permite la posibilidad de arreglar ciertos errores de forma al momento de presentar la demanda. “Por ejemplo, si a una prueba le hacen falta algunos datos, eso se puede subsanar. La gente tiene la oportunidad de volver a presentar esa demanda cuando cumpla esos requisitos”, concluyó la funcionaria.