•   La Haya, Holanda  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Nicaragua presentó este jueves sus argumentos en la disputa fronteriza con Costa Rica, que se dirime ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, proponiendo un punto fijo para delimitar sus fronteras marítimas y terrestre en el Caribe.

El representante de Managua ante la CIJ, Carlos Argüello, afirmó que la frontera terrestre entre ambos países en la zona de Isla Portillos, a orillas del Cáribe, debe delimitarse a partir de un punto situado en la unión del pequeño territorio fronterizo de Harbour Head (Isla Calero para Costa Rica) y el promontorio de Punta de Castilla.

San José defiende, por su parte, que la delimitación debe comenzar desde la desembocadura del río San Juan, más al norte.

La CIJ ya se pronunció en 2015 sobre una disputa referente a Isla Calero, estableciendo entonces que esa zona pertenece a Costa Rica.

Argüello argumentó que el punto propuesto, un lugar "fijo e inalterable", ya había sido definido durante un arbitraje realizado hace 120 años y aseguró que Costa Rica lo había respetado hasta hace poco.

El representante de Nicaragua añadió que ese punto también es "apropiado como delimitación terrestre, ya que se encuentra en la costa desde hace más de 120 años y no se ha visto afectado por la inestabilidad de la costa" desde entonces.

Divergencias sobre fronteras marítimas

Respecto a las fronteras marítimas en el Caribe y en el Pacífico, un experto de Nicaragua defendió la necesidad de trazar una línea perpendicular a la costa desde el punto de delimitación elegido, mostrando ejemplos de anteriores resoluciones de la ONU en ese sentido.

Costa Rica se opone, por su parte, a que esas fronteras se dibujen así, y arguye que deben trazarse mediante una proyección radial desde el punto de delimitación elegido.

Carlos Argüello (i), agente de Nicaragua en la CIJ.EFE/ENDLos dos países empezaron negociaciones en 1976 para intentar llegar a un acuerdo siguiendo el curso del río San Juan, explicó esta semana al tribunal el embajador de Costa Rica en Holanda, Sergio Ugalde.

Pero como no ha sido posible establecer fronteras marítimas con Nicaragua, Costa Rica decidió llevar el caso ante el tribunal de Naciones Unidas para que se delimiten "acorde al derecho internacional", añadió.

Este caso llegó por primer vez ante la CIJ en 2014, cuando Costa Rica afirmó que había agotado "todos sus recursos diplomáticos" para resolver el conflicto.

Costa Rica se apoya de nuevo en el mismo equipo de expertos legales que le dieron la victoria ante la CIJ en 2015, cuando el tribunal dictaminó a su favor en la disputa sobre Isla Calero.

El tribunal también otorgó entonces a Costa Rica una compensación por los daños provocados por "las actividades ilegales de Nicaragua en territorio de Costa Rica".

Sin embargo los dos países todavía no se han puesto de acuerdo sobre el monto de la compensación económica y tendrán que volver ante la CIJ para dirimirlo.

Nicaragua volverá a declarar el viernes ante la corte de La Haya, y todos los argumentos habrán sido presentados el 13 de este mismo mes, aunque no se espera una decisión hasta finales de este año o principios del siguiente.