•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los estudiantes de inglés de la “teacher” Helen pasaron todo el año recibiendo clases sabatinas. Cuando supieron que iban a cambiar de maestra, las mamás y los niños le pidieron que les volviera a dar clases. “Me decían que no me vaya, que no me vaya”, dice Helen Rizo, docente del Roosevelt Institute.

La querían como profesora porque Rizo genera un ambiente en las clases que permite desarrollar la creatividad y el dinamismo. “Los niños son muy divertidos, activos, dinámicos, y  hay que usar eso a tu favor”, comenta la docente, quien utiliza técnicas lúdicas para enseñar inglés a niños menores de 12 años. 

El valor adicional es que esto lo puede hacer sin acceso a Internet y sin una gran cantidad de materiales.

El director de la ANPI, Franklin Téllez, sostiene que ante la carencia de materiales educativos los docentes de inglés los diseñan de acuerdo a sus necesidades. “Ellos crean materiales de papel reciclable, usan la naturaleza para dinamizar sus clases. Los docentes de inglés son muy creativos y buscan la manera de resolver”. 

En una clase de Rizo, por ejemplo, los niños pueden improvisar letras y ritmos de canciones; por ejemplo, siguiendo una cadena en la que un niño empieza a cantar y otro le sigue al cabo de unos segundos. Luego de cantar, pueden aprender unos minutos de gramática, y continuar con dramatizaciones para representar situaciones de la vida cotidiana.

“Hay niños que miran mucha tele, y ese es un punto que nosotros podemos usar en la clase. Hablamos sobre los muñequitos que les gustan, que nos cuenten en inglés sobre capítulos, sobre situaciones que les divirtieron”, comenta Rizo, quien destaca que la atención que dan los niños corresponde a su edad, es decir que un niño de diez años tendrá diez minutos en los que podrá estar enfocado. 

El primer punto que deben tener presente los docentes, según Rizo, es no limitar la creatividad de los niños. Pero para ella la tecnología limita las capacidades creativas que los menores puedan desarrollar. 

Una de sus colegas, Nancy Tórrez, afirma que los niños “no necesitan tecnología para ser creativos”. 

Ambas maestras forman parte de los 1,300 docentes que la Asociación Nacional de Profesores de Inglés (ANPI) calcula que hay activos en el país, de los cuales 900 trabajan en escuelas secundarias y técnicas del Ministerio de Educación. 

Cursos online

Del otro lado de la balanza se encuentra Rick Rosenberg, director de la Oficina Regional Idioma Inglés en Centroamérica, quien promueve el uso de los cursos en línea y la implementación de recursos audiovisuales e interactivos que los profesores de inglés pueden utilizar en sus clases. 

La plataforma que promueve el norteamericano es “American English”, un sitio web del Departamento de Estado de los Estados Unidos, creado para compartir material a profesores de todo el mundo. 

“Nosotros tenemos muchísimos materiales: videos, audios, música, videojuegos, todo tipo de recursos. Y el precio es especial para Nicaragua: es gratis”, dice Rosenberg. 

También hay material para que las personas aprendan inglés de manera personal mediante cursos online, webinarios y cursos masivos abiertos online. 

La diferencia con el modelo que implementa Helen Rizo en sus clases, es que estos cursos están dirigidos a adolescentes y adultos, quienes también aprenden jugando, pero de manera virtual. 

“Lo importante es variar dentro de las clases. Si siempre hacemos la misma cosa, los estudiantes pueden perder interés y no van a aprender tan rápidamente. Pero los profesores aquí tienen más recursos y pueden ocupar los recursos interesantes, adaptarlos y personalizarlos en sus clases” dijo el funcionario de la embajada. 

Según Rosenberg, estos cursos gratuitos están siendo utilizados cada vez más por los nicaragüenses, en gran parte porque trabajan con distintos organismos para difundirlos, como el Ministerio de Educación, centros binacionales, con los voluntarios del Cuerpo de Paz, y con grupos de profesores. 

El valor agregado es que los métodos son interactivos, y la intercomunicación es global. “Tenemos comunidades de aprendizaje, los estudiantes se pueden juntar con estudiantes de todo el mundo. Aquí pueden tener amigos de muchos países diferentes y así aprender”.