•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Por once años María Isabel Cantón se había desempeñado con buen suceso como administradora hotelera en la turística ciudad de Granada. En ese entonces con 32 años y una carrera sólida, tomó la decisión de iniciar una familia. Su embarazo se desarrolló de manera normal dando a luz a un niño en 2014, pero justo cuando el bebé cumplió siete meses ocurrió un episodio con su salud mental que cambió todo su entorno.

Según rememora Cantón, dicha situación que a la fecha ha superado plenamente, tuvo su origen debido a una serie de factores que estaban ocurriendo en su vida.

Los problemas con su familia, el estrés laboral y la tensión por su maternidad comenzaron a incidir en su estado.END

“Comencé a perder el sueño, tal vez por unos cuatro o cinco días. Fue ahí cuando empecé a asociar cosas que pasaban en mi vida con los miedos que yo estaba sintiendo, ahí empecé a experimentar lo que se conoce como pensamiento paranoico”, platicó Cantón.

Te interesa: Pacientes con ACV tienen 70% de probabilidad de padecer depresión

Viviendo en su propia realidad

El pensamiento que taladraba la mente de la novel madre estaba asociado a la seguridad de su bebé, el cual Cantón creía que sería secuestrado. 

“Ese era mi mayor temor. Entonces un día estaba en el trabajo, le había pedido a mi esposo que se quedara en casa con el niño porque no quería que lo dejara solo por miedo, miedo irracional claro. En algún momento del día llamo a mi esposo, le pregunto si estaba en casa y cuando me dijo, no, estoy en el banco, en ese momento fue como que me desconecté y me dije ¡secuestraron al niño! Comencé entonces a tener otras ideas y estré en un estado complemente disociado de la realidad consensual, porque para mí todo lo que vivía en ese momento era real”, dijo Cantón.

Lo que siguió entonces fue lo que ella denomina la experiencia más terrorífica y traumática de su vida, llevada a la sala de Emergencia de un hospital en un estado extremo de nerviosismo y vulnerabilidad.

“Estoy en Emergencia y no estoy en un estado racional, oigo llorar a un niño, inmediatamente mi cerebro cree que es mi hijo, pienso que lo están desollando y no puedo hacer nada porque estaba atada químicamente con unas medicinas que no me dejaban moverme, pero al mismo tiempo estaba consciente, sola con mi mente. Mi esposo debió irse con el niño y los enfermeros como que tenían miedo, no sabían cómo lidiar con alguien que está en un estado de disociación. Yo en ningún momento atenté contra mi vida ni contra la de alguien más, pero en todo momento me trataron como que era un peligro”, comentó Cantón.

Esa primera experiencia fue determinada por quienes la atendieron en ese momento como un brote psicótico agudo. A esta primera crisis le sobrevinieron otras dos en meses posteriores.

Afectaciones a la población

En 2016, según el Mapa de Padecimientos elaborado por el Ministerio de Salud, los problemas psiquiátricos se ubicaron en el octavo lugar entre las enfermedades crónicas que afectó a la población nicaragüense. La publicación oficial agrega que el año pasado 3,580 personas fueron diagnosticadas con problemas psiquiátricos, registrándose un total de 137,099 atenciones psiquiátricas.

A juicio de especialistas consultados, la ansiedad y la depresión son dos de los principales padecimientos que afectan la salud mental de los nicaragüenses, sin embargo, también la dependencia hacia sustancias controladas como el alcohol o las píldoras inciden también en las afectaciones de la salud.

De hecho, según cifras oficiales, el año pasado un total de 294 personas fallecieron a causa de trastornos mentales y del comportamiento debido al uso del alcohol.

El psiquiatra Guillermo Gosebruch, refiere que la ansiedad y depresión comenzaron a ocupar un lugar preponderante entre las enfermedades que afectaban el estado psicológico de las personas a partir del siglo XX.

“Depresión y ansiedad son las enfermedades mentales que más vamos a encontrar, la ansiedad está todos los días en nosotros en la medida que tenemos más responsabilidades como individuo”, expresó Gosebruch.

El galeno agrega que del lado psicótico, el trastorno bipolar y la esquizofrenia son las dos principales manifestaciones que afectan la salud mental de las personas, Gosebruch explica que la psicosis es la pérdida del contacto con la realidad, mientras que la ansiedad permite seguir en contacto con la realidad aunque se esté experimentando algún tipo de crisis nerviosa.

Tratamiento

Cantón refirió que desde el momento de experimentar su primera crisis estuvo bajo tratamiento de fármacos, sin embargo estos generaban en ella efectos secundarios tales como pesadez.

“Ese primer medicamento me quitó tal vez ese temor que experimentaba y me mandó a dormir, y me quitó todo lo demás que viene con estar vivo”, dijo Cantón.

Si bien es cierto, el uso de fármacos son parte integral del tratamiento para quienes experimentan algún tipo de crisis en su salud mental, estos deben ser recetados con base a un análisis integral de la situación de cada paciente y se debe procurar no extenderlo por mucho tiempo, sostiene la psiquiatra Gioconda Cajina.

“El antisicótico por ejemplo se debe usar en el tiempo más corto posible, en una persona que está delirando, alucinando, el antisicótico ayuda, ya que al bajarle la dopamina se conecta con la realidad, y la angustia de las alucinaciones se reducen, pero no es suficiente, tenemos que entender quiénes son esos monstruos que están amenazando, de donde salen”, señaló Cajina.

Desde su experiencia existen mejores formas de ayudar a los pacientes, tales como la práctica de actividad física, buena alimentación con vitaminas naturales, terapias grupales con los familiares o bien estructurar redes de apoyo en la comunidad o iglesias “porque la salud de la personas debe ser vista como un eje integral: salud física, emocional, mental  y espiritual”, dijo Cajina.

Un punto de vista que es también compartido por el psiquiatra Guillermo Gosebruch, quien agregó que existen elementos como ejercicios de respiración y caminatas que pueden formar parte del tratamiento para las personas que experimentan una crisis mental.

Plenamente recuperada

Luego de cinco meses de estar recibiendo terapia con una psicóloga y tratamiento con fármacos, María Isabel Cantón logró superar su crisis. A raíz de su experiencia, creó el blog Rompiendo La Etiqueta y ha comenzado a  compartir su testimonio para ayudar a otros que al igual que ella han sufrido enfermedades mentales.

Una de las metas que se ha trazado es la posibilidad de crear grupos de ayuda mutua, un directorio de profesionales en salud mental y talleres para mejorar la comprensión de estos males.

Actualmente ella se encuentra en lo que ha denominado un año sabático, precisamente para compartir su experiencia, y además planea la posibilidad de un segundo embarazo.

 

Presentarán documental sobre experiencias de personas con enfermedades mentales

Otro de los aspectos que María Isabel Cantón está impulsando es la presentación en Nicaragua el documental “Crazywise” (Sabia Locura), producido y dirigido por los estadounidenses Phil Borges y Kevin Tomlinson (2016).  El documental, estrenado en mayo del año pasado, narra el testimonio de dos personas que vivieron experiencias psicóticas y las experiencias positivas de transformación.

Se han organizado dos presentaciones para este mes, la entrada en ambas proyecciones son gratuitas. La primera se realizará el próximo jueves 13 de julio en la ciudad de Granada, específicamente en La Casa de los Tres Mundos a partir de las siete de la noche.

La segunda presentación está programada para el 26 de julio en el Centro Cultural Nicaragüense Norteamericano en Managua, a partir de las 6:30 de la noche. Luego de la presentación se realizará un conversatorio con personas que han atravesado crisis mentales.