•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Seis personas atestiguaron ayer contra el mánager de beisbol Hubert Silva, quien está siendo acusado por homicidio imprudente. La Fiscalía asegura que Silva provocó el accidente de tránsito en el que murieron cuatro personas, entre ellos una mujer y sus dos pequeños hijos. 

El accidente ocurrió la tarde del 11 de junio en la carretera Jinotepe-Nandaime. El juicio ayer fue suspendido debido a que no llegaron todos los testigos. El juez Jaime Aguilar, titular de los juzgados de Nandaime, orientó la reprogramación de este para hoy.

El inspector Álvaro Castillo, quien realizó el peritaje del accidente, confirmó que la invasión de carril la realizó el vehículo marca Hyundai color blanco con placa GR 8393, que era manejado por Silva, y que el carro gris placa CZ10382, donde viajaban las víctimas, fue impactando desde el frente en el borde derecho.

El abogado de Huberth Silva, Carlos Chavarría, solicitó una vez más que a su cliente se le cambiara la medida cautelar de prisión preventiva a domiciliaria, alegando que sufre alteraciones en su estado de salud, pero la petición fue rechazada por el judicial.

Ayer también declaró Mario Gerardo Román Talavera, suegro y abuelo de las víctimas: Gleidy Junieth Puerto Garay, de 27 años, y sus hijos María Belén Román Puerto, de 4, y Mario Román Puerto, de 2.

En su declaración relató que ese día su hijo viajaba con un amigo de la familia de nombre Israel. Fueron a traer a su nuera y nietos a Peñas Blancas, porque uno de los pequeños se había realizado una operación en Costa Rica.

“Yo me di cuenta del accidente por una llamada que recibí, donde me decían que habían muerto, cuando llegué al lugar estaban los cuerpos de mi nuera y del amigo en la carretera, los niños habían sido traslados al hospital al igual que mi hijo”, dijo.

José Román Ruiz, esposo y padre de los fallecidos, aseguró que su hijo, otro de los sobrevivientes, sufre crisis frecuentes y que está siendo valorado por sicólogos y neurólogos.