•  |
  •  |
  • Edición Impresa

 Campesinos que se movilizaban sobre el río Tuma, en la comarca San Andrés de Boboqué, municipio de Río Blanco, encontraron el cuerpo de Bernarda Sánchez, quien el día sábado fue arrastrada por las fuertes corrientes del río Wanawás, cuando se dirigía en compañía de su hija de 12 años a su casa, ubicada en la comarca La Guitarrilla.

Desde el día sábado, los pobladores que lograron rescatar con vida a la niña de 12 años buscaban el cuerpo de Bernarda, pero no fue posible encontrarla. Fue hallada hasta que los campesinos, Martín González y Freddy Sánchez, quienes se movilizaban en un bote, vieron zopilotes en una pequeña isla del río Tuma y se asomaron a ver qué había en el lugar, encontrando el cuerpo de una mujer.

Al ver que se trataba de una mujer dieron aviso a los habitantes de la zona, quienes aseguraron que el cuerpo estaba en un avanzado estado de descomposición y los zopilotes ya le habían devorado el rostro. Ella fue reconocida por dos anillos que andaba en la mano izquierda.

El primero en reconocerla y llegar hasta el lugar fue el productor Florentín Valdivia, quien dijo que Bernarda trabajaba en su finca. Debido a la distancia, sus familiares y su esposo no habían llegado hasta San Andrés de Boboqué.

Pobladores aseguran que, desde sitio donde doña Bernarda fue arrastra hasta el lugar donde fue encontrada, hay unos 30 kilómetros. A unos dos kilómetros desemboca el río Tuma, por lo que las corrientes son más fuertes. 

Autoridades municipales y policiales se trasladaron desde Río Blanco hasta San Andrés de Boboqué para ayudar a la familia de Bernarda y darle cristiana sepultura.

A la vez solicitaron a las personas tomar todas las precauciones antes de intentar cruzar ríos que están llenos, debido a las fuertes lluvias que han caído en los últimos días en el país.