•  |
  •  |

Las Memorias del Primer Congreso del Gran Área Cultural Ulúa-Matagalpa, un libro de más de 300 páginas que ahonda en la historia aborigen del centro y norte del país, se presentó en Ocotal ante un centenar de estudiantes de Español, Sociología y Ciencias Sociales de la Universidad del Norte de Nicaragua (UNN).

El libro contiene 26 ponencias realizadas a fines de marzo de 2014 e información de 18 investigaciones de campo, que sustentan la teoría de la existencia del área cultural ulúa-matagalpa en la región central y norte del país, y partes de los territorios de Honduras y El Salvador.

Rigoberto Navarro Genie, arqueológo matagalpino y coautor de la obra, considera que por primera vez los norteños están escudriñando sus verdaderas raíces.

Antes “eran historiadores del Pacífico los que escribían la historia. Ahora que ya hay norteños que están capacitados, queremos aportar en esa línea, queremos que la gente del campo aprenda que no es cierto que todos los norteños somos chorotegas”, expresó.

“La información que se expresa en esta memoria es novedosa para nuestra región, hay muchas cosas que no se conocían”, valoró Manuel Alemán, vicerrector del alma máter.

Proponen evidencias

Los investigadores, entre ellos, arqueólogos, antropólogos, etnógrafos, geógrafos e historiadores, proponen en el libro el reconocimiento del área cultural llamada ulúa-matagalpa.

La obra presenta evidencias arqueológicas, etnográficas y lingüísticas que demuestran que este gran territorio, que abarca Chontales, Jinotega, Matagalpa, Estelí, Madriz y  Nueva Segovia, además de regiones de Honduras y El Salvador, era poblado por diferentes grupos indígenas que hablaban una sola lengua, denominada por los historiadores como “matagalpa”.

“Nosotros estamos creando o acuñando un concepto y, a la vez, provocando un estudio y una discusión sobre el concepto del lugar Matagalpa, que es todo este territorio de los indios rebeldes que no se dejaron conquistar”, argumenta Navarro Genie.