• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El ministro de Gobernación de Guatemala, Francisco Rivas, dijo este lunes que el exministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, podría estar oculto en Italia.

Sinibaldi, prófugo de la justicia guatemalteca, es acusado de participar en una red criminal que habría cobrado sobornos por más de 13 millones de dólares por contratos para obras de infraestructura y de haber lavado dinero en Nicaragua, mediante empresas de fachada.

El Gobierno de Guatemala pretende crear una unidad especial que se dedique a localizar y capturar a los prófugos que están acusados de corrupción en el país, anunció el ministro Rivas.

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) informó que hay cerca de 100 personas acusadas de corrupción prófugas de la justicia guatemalteca.

Sinibaldi estableció cinco “sociedades de fachada” en Nicaragua, con el fin de blanquear capitales por medio de préstamos de las empresas guatemaltecas, describe el informe de la Cicig, aunque el mismo no señala si los fondos de dichos préstamos fueron ingresados al país a través de transferencias bancarias.

Directivos de los bancos Finanzas (BDF), Producción (Banpro) y Procredit, de Nicaragua, afirmaron este lunes que están desvinculados de las operaciones de esas compañías ficticias de la red de Sinibaldi.

Juan Carlos Argüello, gerente general del Banco de Finanzas, dijo a EL NUEVO DIARIO que “el BDF no tiene ni ha tenido relaciones con las empresas relacionadas al caso del señor Sinibaldi”.

El CEO del Banco de la Producción (Banpro), Luis Rivas Anduray, enfatizó: “Las empresas y personas mencionadas en el informe, a través de las que supuestamente se lavó dinero en Nicaragua, presuntamente ligadas al señor Sinibaldi, no tienen, ni han tenido cuentas en Banpro”.

La vicegerente general del Banco ProCredit, María Inés Bianco, reiteró que los supuestos inversionistas guatemaltecos abrieron cuentas en esta institución, pero no les fue permitido hacer operaciones de transferencia porque no demostraron el origen de los fondos, e inmediatamente procedieron al cierre de las cuentas y a reportar la actividad inusual a las autoridades competentes.

“El banco (Procredit) no permitió a Inversiones Don Nico S. A., Inversiones MJS S.A o alguna empresa relacionada, realizar transferencias de dinero ni ninguna otra operación a través de dichas cuentas, en virtud de que, desde el primer intento de transferencia, las empresas citadas no pudieron fundamentar el origen de los fondos”, aclaró la vicegerente.

EL NUEVO DIARIO consultó a los representantes de los bancos si en algún momento la Unidad de Análisis Financiero (UAF) de Nicaragua les pidió información sobre las operaciones de esas empresas de fachada o les comunicó alguna alerta, pero ninguno confirmó ni negó si hubo este tipo de comunicación con la UAF.

EL NUEVO DIARIO no logró obtener respuesta de los otros bancos comerciales del país (Lafise y BAC), aunque estos, en entrevistas a otros medios, también han afirmado no haber tenido cuentas de las sociedades en mención.

También intentamos obtener información en la UAF de Nicaragua y en la Cicig de Guatemala, pero no logramos ser atendidos.

Dos de las empresas de Sinibaldi constituidas en Guatemala (Constructora y Agropecuaria El Florido S.A. y Agropecuaria Nápoles, S.A) autorizaron la gestión de préstamos para sus filiales en Nicaragua, Don Nico, S.A. por un valor de US$400,000 e Inversiones MJS S.A. por US$500,000, detalla la investigación de la Cicig. Ninguna entidad investigadora ha confirmado si esas transferencias fueron ejecutadas.

Al 30 de junio de este año, la UAF registra 327 sujetos obligados registrados, divididos entre 30 clases de empresas. La UAF fue creada en el año 2012, es la entidad nicaragüense especializada en el análisis de información financiera, contable y jurídica que lucha contra el lavado de dinero, bienes y activos provenientes de actividades ilícitas y financiamiento al terrorismo.

En Centroamérica, Nicaragua es el segundo país con menor riesgo de lavado de dinero, con una puntuación de 5.84, superado únicamente por El Salvador con 4.69 puntos, según el Informe del índice Anti Lavado de Activos (ALA) de Basilea, correspondiente a 2016.